Jueves 23 de septiembre de 2021

Mons. Lugones ordenó tres diáconos camino al sacerdocio

  • 4 de mayo, 2021
  • Lomas de Zamora (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones SJ, ordenó tres diáconos camino al sacerdocio: se trata de Matías Carrizo, Fernando Fortunato y Lucas Díaz.
Doná a AICA.org

En la víspera de la fiesta de San José Obrero, en una celebración eucarística que tuvo lugar en el colegio Sasn José, de Burzaco, el obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones SJ, ordenó tres diáconos camino al sacerdocio: se trata de Matías Carrizo, Fernando Fortunato y Lucas Díaz, que se formaron en el seminario De la Santa Cruz.

Concelebraron la Eucaristía el obispo auxiliar, monseñor Ignacio Damián Medina; el rector del seminario De la Santa Cruz, presbítero Daniel Bossio; y varios sacerdotes presentes.

“Consuelen, consuelen a mi pueblo, dice el Señor”; “Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad”; y “Yo estoy en medio de ustedes como el que sirve” fueron, respectivamente, los lemas de ordenación elegidos por Carrizo, Fortunato y Díaz.

En su homilía, monseñor Lugones recordó a San José Obrero, “el hombre que le puso el hombro a Dios”. Al respecto, señaló: “Reconocemos en el carpintero de Nazaret, al servidor fiel y prudente que se hizo cargo del Hijo de Dios”. 

“Jesús, como ustedes, creció y fue formado en una familia, por eso agradecemos a las familias, hoy están presentes, y a los que nos están siguiendo por los medios. Gracias por formar humanamente a estos muchachos que hoy entregan a la Iglesia”.

“Pensamos en un José que educa a su hijo no sólo en la ley, sino también en la disponibilidad servicial, que iba más allá, cuidando la fragilidad de los más pobres. Tal vez esta impronta llevó a Jesús a ser magnánimo con los leprosos, las mujeres sometidas y despreciadas de su época”, consideró.

“Jesús, imitando a su padre terreno, nos dice hoy: el que quiera ser grande que se haga servidor de todos, el que quiera ser el primero entre ustedes, será su servidor. El Hijo del Hombre no vino a ser servido, sino a servir y dar la vida por muchos”.+