Martes 17 de mayo de 2022

Mons. Lozano: "Todos coinciden en un ruego común por paz, justicia e igualdad"

  • 5 de agosto, 2017
  • San Juan
El arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Jorge Lozano, destacó que este año en la fiesta de San Cayetano, de este lunes 7 de agosto, cada peregrino lleva en su corazón "peticiones particulares propias, de su familia, amigos, vecinos", pero todos coinciden en un ruego común por "paz, justicia, igualdad".
Doná a AICA.org
El arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Jorge Lozano, destacó que este año en la fiesta de San Cayetano, de este lunes 7 de agosto, cada peregrino lleva en su corazón "peticiones particulares propias, de su familia, amigos, vecinos", pero todos coinciden en un ruego común por "paz, justicia, igualdad".

"Ante tantos hechos de violencia necesitamos paz en nuestros hogares, desgarrados muchos de ellos por el maltrato a la mujer (verbal y físico), paz en la escuela, la calle. Cómo no mirar también a los pueblos que están en guerra y sufren mutilaciones, muertes, destrucción de viviendas, hospitales y escuelas", sugirió en su columna semanal.

Al desgranar el lema de la peregrinación al santuario porteño en honor al santo: "San Cayetano, amigo de los trabajadores, danos la Paz, la Justicia y la Igualdad", subrayó: "La paz es fruto de la justicia, y muchos sufren por su ausencia respecto del trabajo".

"Hermanos nuestros esclavizados en talleres clandestinos, campesinos que trabajan y duermen en condiciones indignas, adolescentes y niños usados para mendigar", denunció, y advirtió: "Mientras unos pocos acumulan riqueza muchos reciben migajas".

El arzobispo sanjuanino aseguró que "hay grandes brechas en nuestra sociedad. Quienes están debajo de la línea de pobreza, las familias que no tienen acceso a cloacas y a agua potable, los niños que abandonan el sistema educativo, los que comparten colchón para dormir, los que no comen lo necesario, los que tienen piso de tierra en la casilla, los que son tratados como descartables".

Monseñor Lozano invitó a sumarse en la oración, porque "tal vez tengas cerca alguno de los lugares de peregrinación, o una estampita en tu casa. Pidamos juntos con confianza en nuestro amigo San Cayetano".

"Nos enseña Francisco que ?en el trabajo libre, creativo, participativo y solidario, el ser humano expresa y acrecienta la dignidad de su vida. El salario justo permite el acceso adecuado a los demás bienes que están destinados al uso común?", concluyó.+

» Texto completo del editorial