Viernes 28 de enero de 2022

Mons. Fernández: "Tiempo nuevo de gracia en la alegría del Evangelio"

  • 26 de noviembre, 2021
  • Rafaela (Santa Fe) (AICA)
En su carta de Adviento, el obispo de Rafaela hizo públicos los cuatro objetivos pastorales que asumirá la diócesis como acción misionera y recordó que "vivir la 'sinodalidad' es 'caminar juntos'".
Doná a AICA.org

El obispo de Rafaela, monseñor Luis Alberto Fernández, hizo públicos los cuatro objetivos específicos, propuestos para cada “hecho significativo”, surgidos de la Asamblea Diocesana y que entrarán en vigencia en la diócesis a partir del próximo 28 de noviembre, primer domingo de Adviento.

En su carta pastoral de Adviento, el prelado destacó que de este modo se inicia un “tiempo nuevo de gracia en la alegría del Evangelio” y los presentó:

1.- Ante el hecho significativo de malestar y vulnerabilidad social
Como Iglesia diocesana, nos proponemos: “Ir al encuentro de los hermanos, escuchar sin juzgar, acompañar sin cuestionar, amar sin preguntar y transmitir la alegría de la fe".

2.- Ante el hecho significativo de la búsqueda de Dios, fuera de la Iglesia
Como Iglesia diocesana nos proponemos: “Renovar la pastoral de misión y acogida pra reconocery promover el encuentro con  Dios en las diversas realidades humanas”.

3.- Ante el hecho significativo de vida de fe poco profunda
Como Iglesia diocesana nos proponemos: “Cultivar la formación de los agentes de pastoral y renovar el fervor misionero para vivir la alegría del Evangelio mediante la oración personal y comunitaria".

4.- Ante el hecho sgnificativo: La familia y la Iglesia no acompañan a las nuevas generaciones en su crecimiento humano y espiritual
Como Iglesia Diocesana nos proponemos: “Generar espacios de acompañamiento a las familias y a los jóvenes para encontrar en Jesús respuestas a sus problemas e inquietudes.

A modo de conclusión, monseñor Fernández planteó: “He tratado, hasta aquí, de compartirles este momento de Gracia que estamos viviendo en estos 60 años de vida de la diócesis, con la celebración de las asambleas diocesanas, que manifiestan el ‘obrar de Dios’ en medio de su pueblo, al entregarnos este fruto maduro que a lo largo de los últimos 4 años, se fueron elaborando al estilo de una Iglesia que optó por ser ‘sinodal’, comprometida y participativa, dando lugar a todos, en clave misionera, con discernimiento, guiada por el Espíritu Santo, que con ardor y entusiasmo, fue mostrando al santo pueblo de Dios los próximos caminos pastorales, con los objetivos generales, los hechos más significativos que desafían hoy a la Iglesia diocesana, y que se compromete fervientemente en el futuro a trabajar con los objetivos específicos, recién elaborados por el pueblo de Dios en la Asamblea Diocesana”.

“Es decir, vivir la ‘sinodalidad’ es ‘caminar juntos’”, sintetizó, y anticipó: “Queremos vivir esta sinodalidad renovando nuestra opción por ser una Iglesia que escucha, que discierne y que elige criterios y caminos para el anuncio del Evangelio”.

El obispo de Rafaela anheló que “este tiempo del Adviento, en que nos preparamos para el gozoso nacimiento de Jesús, del vientre purísimo de la Virgen María, sea el signo siempre nuevo de cada Adviento, que abre a la esperanza, al comienzo de la llegada de ‘Alguien’ totalmente nuevo, que viene a traer la paz, la salvación, el consuelo y la alegría, capaz de obrar la justicia y la fraternidad. Es el Niño Jesús que nace en Belén, de la Virgen María y junto a San José en un pesebre, ‘Quien’ desde su pobreza, viene a enriquecernos para siempre”.

Más información en pastoralcomunicacionesrafaela@gmail.com.+

» Texto completo de la carta pastoral