Lunes 21 de junio de 2021

Mons. Dus: "Sólo el amor nos hace fecundos para los demás"

  • 22 de diciembre, 2020
  • Resistencia (Chaco) (AICA)
El arzobispo de Resistencia, monseñor Ramón Alfredo Dus, envió a la comunidad un mensaje con motivo de la Navidad, animando a los fieles a la esperanza y a la misericordia.
Doná a AICA.org

Inspirado en la encíclica Fratelli Tutti, del papa Francisco, el arzobispo de Resistencia, monseñor Ramón Alfredo Dus, dirigió un mensaje de Navidad a los fieles.

“Iluminado por la Palabra de Dios, el papa Francisco, en su nueva encíclica Fratelli tutti nos invita a acoger con esperanza y compromiso el desafío de la fraternidad y la amistad social”, destacó el prelado. “Para que nuestra existencia tenga el sabor del Evangelio nos dice: Miremos el modelo del buen samaritano. Es un texto que nos invita a que resurja nuestra vocación de ciudadanos del propio país y del mundo entero, constructores de un nuevo vínculo social”, expresó, citando el documento papal.

“Esa parábola -expresó- nos revela una característica esencial del ser humano, tantas veces olvidada: hemos sido hechos para la plenitud que sólo se alcanza en el amor. La inclusión o la exclusión de la persona que sufre al costado del camino, define todos los proyectos económicos, políticos, sociales y religiosos. Por esto la fe de la Iglesia, con el humanismo que su misma fe encierra, debe mantener vivo el sentido social de la existencia, la dimensión fraterna de la espiritualidad, la convicción sobre la inalienable dignidad de cada persona y las motivaciones para amar y acoger a todos”.

A continuación, el prelado se refirió a la campaña solidaria de Cáritas Arquidiocesana: “Cada gesto generoso, aunque sea pequeño, puede testimoniar nuestro amor como una encarnación de la esperanza”, aseguró y agregó: “Cuando la misericordia ilumina nuestros ojos, la visita del Señor en esta Navidad se hará experiencia de su ternura. Su presencia dispone al anuncio y resucita la alegría, ante tanta tristeza, desencanto y ansiedad”.

“Que nuestras casas reúnan y cobijen la familia, que nuestras comunidades agranden su espíritu solidario, y que nuestros corazones, alegres en la esperanza, iluminen esta ciudad en la que habita Dios”, anheló monseñor Dus. “Sólo el amor nos hace fecundos para los demás”, concluyó.+