Martes 9 de agosto de 2022

Mons. Dus: Que María custodie el caminar de esta Iglesia-familia

  • 9 de diciembre, 2021
  • Resistencia (Chaco) (AICA)
Con una misa presidida por el arzobispo de Resistencia, la comunidad católica celebró este 8 de diciembre las fiestas patronales en honor de la Inmaculada Concepción.
Doná a AICA.org

La comunidad de Resistencia celebró este 8 de diciembre a la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, patrona de la arquidiócesis y también de la provincia de Chaco.

Con el lema “Madre, ayúdanos a vivir siempre humildes y pequeños”, la celebración tuvo lugar en la parroquia y santuario de la Inmaculada Concepción de María, en Barranqueras, Chaco, y estuvo presidida por el arzobispo, monseñor Ramón Alfredo Dus, y concelebrada por los sacerdotes del lugar y miembros del clero arquidiocesano.

“Nos une esta hermosa fiesta de encontrarnos con María, nuestra madre que abraza toda nuestra provincia y que preside nuestra arquidiócesis de Resistencia, encomendamos a Ella nuestra realidad presente”, expresó.

En su homilía, el prelado chaqueño agradeció la serenidad particular de la noche “para celebrar la fiesta, estrecharnos y rezar juntos, y ayudarnos también a esta actitud de salida y de encuentro que estamos ensayando y renovándonos en la misma iglesia”. 

“Desde la fe y desde la revelación de la Palabra, nosotros podemos decir: hemos sido llamados con María a vivir el Don de Dios, de la fe que se hace también a nosotros inspiración y vida”, valoró.

“La celebración de hoy nos anima principalmente a sentirnos cercanos y unidos en el amor de Dios a la gracia que brilla esplendorosa en María. Que también por ella, esa gracia y ese amor de Dios llega a ser nuestro. Entonces, esta es una celebración de gratitud en esta noche y en esta fiesta, para decir: la obra de Dios es siempre gracia a pesar de nuestras fallas, de nuestra condición de pecadores, de nuestras equivocaciones y muchas veces por nuestras malas decisiones”, aseguró.

“Dios hace siempre de eso una ocasión para redimirnos, una ocasión para manifestar un amor más grande y de hecho eso es lo que nos ha testimoniado el Hijo de María, Jesús”, destacó. 

Y refiriéndose al llamado del Papa a vivir la sinodalidad, expresó: “A la luz de esta presencia de María nos hacemos más responsables y comprometidos en vivir esta realidad de iglesia como familia. Realidad de iglesia que nos llama a salir de nosotros mismos. Nos llama a ser ‘no autorreferentes’ como decimos frecuentemente, sino a ir al encuentro”. 

Finalmente, monseñor Dus llamó a un testimonio de vida que responda al sí de María, “que fue de servicio y entrega, pero que también fue un sí de testimonio y de profecía, lo que también imaginamos y esperamos para nuestra gente y para nuestra sociedad.

“Hoy, a la luz de la fiesta de la Virgen le podemos rogar juntos que nos haga fieles a este don de Dios que es su amor, el don de Dios que es su maternidad por nosotros y la gracia presente que es la presencia de Jesús en nuestra vida, para que Ella misma nos sostenga en nuestro caminar, que nos haga ser anunciadores y mensajeros de ese Reino de Jesús, que está presente y obra en el mundo y que para nosotros es consuelo y la alegría es que en nuestra vida también se manifiesta, y en nuestra sociedad se haga presente. Que en nosotros crezca ese sentido de fraternidad y de cercanía”, rogó.

“Pedimos esta gracia para la Iglesia. Pedimos esta gracia para nuestra arquidiócesis. Le pedimos a María custodie en este caminar sinodal, en este caminar de Iglesia-familia, para que nos haga siempre más coherentes y también más creíbles”, concluyó.+