Miércoles 1 de febrero de 2023

Mons. Croxatto: "La puerta estrecha es Jesús mismo, su palabra, su vida, sus acciones"

  • 25 de agosto, 2022
  • Neuquén (AICA)
El obispo de Neuquén invitó a seguir los caminos del bien y de "acoger dentro mío lo que Dios me pide a mí cada día, de seguirlo, de hacerme como él e imitarlo" para alcanzar el reino de los cielos.
Doná a AICA.org

En el domingo 21° del tiempo ordinario y en el marco del Día del Catequista, el obispo de Neuquén, monseñor Fernando Martín Croxatto, invitó a vivir con seriedad nuestra vida de fe, dejando la superficialidad.

El prelado instó a que “en este mundo tan relativo, en donde parece que todo daría lo mismo, tenemos que decir que no todo da lo mismo, no todo da igual y no todo es relativo”. “El Señor nos ha confiado una libertad para para elegir lo que es bueno, no elegir cualquier cosa. Aquello bueno que me haga bien, pleno, feliz, y verdaderamente humano”.

Pero alertó que muchas veces “puedo elegir el mal, puedo elegir una vida sin Dios y como dice la Palabra, quedarme afuera del banquete, de esa fiesta del Reino, o también quedarme afuera no solamente por no elegirlo a Dios, sino porque muchas veces lo reducimos a Dios a nuestro propio juicio, a nuestros modos, criterios y costumbres”. Sin embargo, el obispo de Neuquén dijo que más allá de todo, “las lecturas nos recuerdan una verdad: Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad”.

“A este deseo de Dios tan fuerte e inquebrantable de querer salvarnos y de querer que entremos en el banquete, le tiene que corresponder nuestro deseo. Este deseo entonces de que nosotros queremos entrar por esa puerta estrecha que nos dice Jesús”, expresó.

“Para entrar por esa puerta no se trata solo de hacer cosas, de hacer el bien, de trabajar haciendo cosas simplemente para los otros. De lo que se trata es de algo más profundo aún, de acoger dentro mí lo que Dios me pide cada día, de seguirlo, de hacerme como él, de imitarlo”.

“La puerta estrecha es Jesús mismo, su Palabra, su vida, sus acciones, sus gestos, su entrega y su muerte. Ahí está la puerta estrecha. Y por eso querer entrar, es querer tomar la vida desde Jesús”, manifestó.

Finalmente, aseguró que entrar por esa puerta “será nuestra felicidad”.+