Martes 18 de mayo de 2021

Mons. Croxatto anunció el cierre temporal del Monasterio de la Santa Cruz y de San José

  • 30 de abril, 2021
  • Neuquén (AICA)
El obispo de Neuquén, monseñor Fernando M. Croxatto, envió un mensaje a las comunidades en referencia al cierre del Monasterio de la Santa Cruz y de San José.
Doná a AICA.org

En un mensaje dirigido a la comunidad, el obispo de Neuquén, monseñor Fernando Martín Croxatto, comunicó la decisión del cierre del Monasterio de la Santa Cruz y de San José.

"San Pablo nos insiste muchas veces con distintas expresiones ¡déjense guiar por el Espíritu! (Gal.5,16). “Somos libres, con la libertad de Jesucristo, pero él nos llama a examinar lo que hay dentro de nosotros ¿deseos, angustias, temores, búsquedas? y lo que sucede fuera de nosotros -los «signos de los tiempos»- para reconocer los caminos de la libertad plena: «Examínenlo todo; quédense con lo bueno»”, citó el obispo en el comienzo de su mensaje.

"Es al Espíritu a quien en este tiempo le hemos puesto nuestro oído interior −unido a nuestras hermanas del Carmelo y de la Asociación a la que ellas pertenecen junto a referentes de otros espacios del Carmelo−, para discernir esta decisión de cerrar por un tiempo el Monasterio de la Santa Cruz y de San José y permitirnos ir buscando en comunión con todos los monasterios de la Asociación, la manera de una “recuperación y resurgimiento de la autonomía del mismo, debilitada por distintas circunstancias'", explicó.

Y recordando el documento del papa Francisco sobre la vida contemplativa, expresó: "Desde los primeros siglos la Iglesia ha manifestado gran aprecio y amor sincero por los hombres y las mujeres que, dóciles a la llamada del Padre y a la moción del Espíritu, han escogido seguir a Cristo «más de cerca», para dedicarse a él con corazón indiviso (1 Co 7,34) …La vida contemplativa monástica, en su mayoría femenina, se ha radicado en el silencio del claustro generando preciosos frutos de gracia y misericordia. La vida contemplativa femenina ha representado siempre en la Iglesia y para la Iglesia el corazón orante, guardián de gratuidad y de rica fecundidad apostólica y ha sido testimonio visible de una misteriosa y multiforme santidad”.

El prelado reconoció: "No ha sido fácil llegar a esta decisión, siendo el Carmelo, como otras presencias de vida consagrada, un inmenso don de Dios a la Iglesia particular. Todos debemos dar gracias por el bien, y tantas gracias recibidas del Señor a través de estas presencias, particularmente de nuestro Carmelo y de cada una de las personas concretas que fueron siendo testimonio y puente hacia Dios para muchos hermanos".

Además, detalló que durante este tiempo, el monasterio queda al cuidado de dos personas que vivirán allí. Se continuará con la celebración de la misa dominical y la catequesis acompañada desde la parroquia San Cayetano de Parque Industrial.

"En este año de San José, dejémonos guiar también por él. 'Muchas veces ocurren hechos en nuestra vida cuyo significado no entendemos. Nuestra primera reacción es a menudo de decepción y rebelión. José deja de lado sus razonamientos para dar paso a lo que acontece y, por más misterioso que le parezca, lo acoge, asume la responsabilidad… José no es un hombre que se resigna pasivamente. Es un protagonista valiente y fuerte. La acogida es un modo por el que se manifiesta en nuestra vida el don de la fortaleza que nos viene del Espíritu Santo. Sólo el Señor puede darnos la fuerza para acoger la vida tal como es'", animó, citando la carta apostólica Patris corde, del papa Francisco.

"En la adoración, que he pedido realicemos de modo más frecuente y permanente, junto a la intención pedida para toda la diócesis en estos tiempos de pandemia, pidamos al Señor nos conceda abundantes vocaciones sacerdotales y de especial consagración para toda la Iglesia y la gracia de reabrir en un tiempo no lejano, nuestro querido monasterio", exhortó.+