Jueves 15 de abril de 2021

Mons. Conejero Gallego: "Esforcémonos por instaurar la fraternidad universal"

  • 7 de abril, 2021
  • Formosa (AICA)
"Vivamos este tiempo pascual, en medio de las debilidades y fragilidades humanas, con un renovado compromiso por erradicar todo orgullo y egoísmo", pidió el obispo de Formosa en su editorial mensual.
Doná a AICA.org

El obispo de Formosa, monseñor José Vicente Conejero Gallego, destacó que “a pesar de las pruebas y adversidades de la vida -como esta pandemia prolongada que padecemos- y aún en medio de todas las dificultades propias, por otra parte, de la contingencia humana, es un don y una gracia celebrar y vivir los misterios de la Pascua del Señor”.

“Celebrar y vivir auténtica y eficazmente la Pascua del Señor que, este año desde el inicio de la Cuaresma y a sugerencia del papa Francisco, anhela tener el acento y matiz de la fraternidad, exigen de nosotros fortalecer la fe en Jesucristo, procurando convertir y transformar nuestras actitudes más profundas de vida y, a la vez, orar, sin desfallecer, a Dios Padre, bajo la moción del Espíritu Santo, ya que sólo de esta manera podremos cumplir verdaderamente la voluntad divina”, escribió en su editorial en el periódico diocesano Peregrinamos.

“El hecho de pedir a Dios que venga a nosotros su Reino y que nos perdonemos las ofensas unos a otros, pone de manifiesto nuestra debilidad y, como consecuencia, la fragilidad y precariedad de todas las actividades humanas; construir, por tanto, la fraternidad es ‘don y tarea’”, puntualizó.

El prelado formoseño señaló que “la Iglesia, Madre y Maestra, bajo la guía del Espíritu Santo, recuerda que hay que purificar y perfeccionar, por la cruz y resurrección de Cristo, todas las actividades humanas, que a causa de la soberbia y el egoísmo corren diario peligro; y enseña también que la ley fundamental de la perfección humana, y, por tanto, de la transformación del mundo, es el mandamiento nuevo del amor, instándonos a abrir a todos los hombres los caminos del amor y a esforzarnos por instaurar la fraternidad universal”.

“Hoy, el papa Francisco renueva y actualiza este pedido del Concilio Vaticano II en su encíclica Fratelli tutti, donde afirma que, para nosotros, ese manantial de dignidad humana y de fraternidad está en el Evangelio de Jesucristo”, indicó.

Monseñor Conejero Gallego consideró que “San José, en este año especialmente dedicado a él, es ejemplo de generar vida en lo cotidiano y, por su humildad y fidelidad, por su silencio y laboriosidad, por su entrega y servicio a los demás, en la misión que se le encomienda, es modelo de toda vocación cristiana, también para el sacerdocio y la vida consagrada”.

“Vivamos este tiempo pascual en medio de las debilidades y fragilidades humanas, con un renovado compromiso por erradicar de nosotros todo orgullo y egoísmo; esforcémonos, con la fuerza del Espíritu Santo, por construir e instaurar la fraternidad universal en Cristo Resucitado, Señor de todos, para gloria de Dios Padre”, concluyó.+

» Texto completo del editorial