Lunes 8 de agosto de 2022

Mons. Conejero Gallego: "Como Jesús, testigos de la Verdad

  • 5 de agosto, 2022
  • Formosa (AICA)
En su editorial en el periódico Peregrinamos, el obispo de Formosa destacó lo actuado en el camino sinodal, valoró el aumento de las confirmaciones y enumeró las fiestas religiosas por vivir.
Doná a AICA.org

El obispo de Formosa, monseñor José Vicente Conejero Gallego, recordó que “un rasgo esencial y cualitativo del único Dios verdadero es la Verdad, atributo común a las tres Personas divinas. Y todo lo que se opone a ella es la mentira, cuyo padre es el demonio”.

El prelado destacó que, tras la notable merma que provocó la pandemia, volvió a subir la cantidad de personas de la comunidad que se confirman en la fe, pero con la peculiaridad de que es mayor el número de adultos que lo hacen en relación con adolescentes y jóvenes.

“Razón por la cual es más decisivo el discernimiento y la capacidad de opción, en libertad, del seguimiento a Cristo y a la Iglesia. Así también, constatamos que las dificultades y obstáculos se han convertido en oportunidades para vivir con mayor intensidad la gracia y el compromiso de la adultez cristiana”.

En su editorial en el periódico diocesano Peregrinamos, el obispo formoseño dio gracias a Dios por la “bendición” de las fiestas patronales en honor de la Virgen del Carmen y la presencia del nuncio apostólico, monseñor Miroslaw Adamczyk

Monseñor Conejero Gallego invitó también a hacer memoria agradecida de “lo vivido y experimentado por quienes, guiados y conducidos por el Espíritu Santo, procuramos, como Pueblo de Dios, caminar juntos hacia una Iglesia sinodal, creciendo en comunión, participación y misión”.

“El mes de agosto se abre ante nosotros con nuevos sueños y anhelos de creatividad, búsqueda de trabajo genuino y de esfuerzos solidarios, para hacer frente a situaciones de injustas desigualdades, indolencias, conformismos e indiferencias, que impiden una convivencia más humana, gozosa y fraterna de nuestra sociedad”.

“Celebraremos la fiesta de San Cayetano, patrono del pan y del trabajo, tan popular entre nosotros. Y de nuevo, María, en el misterio de su gloriosa Asunción en cuerpo y alma a los cielos; misterio que nos ilumina, y anima a la vez, a la esperanza, a la convicción profunda y al reconocimiento de la victoria y el triunfo final del bien sobre el mal, del amor sobre el egoísmo individualista; y en la octava de esta solemnidad, la Bienaventurada Virgen María, Reina; entre nosotros, su advocación de Nuestra Señora del Puerto, a orillas del río Paraguay, en Boca Riacho Pilagá”, detalló.

Monseñor Conejero Gallego finalizó expresando: “¡Cuántas realidades para creer, esperar y amar! Sin olvidar nunca, mientras seguimos peregrinando por la vida, que los buenos amigos de Dios, discípulos-misioneros de su Hijo, Jesucristo, debemos ser siempre, como Él y sus Apóstoles: testigos de la Verdad”.+

» Texto completo del editorial