Martes 26 de octubre de 2021

Mons. Conejero Gallego animó a anunciar y a testimoniar a Jesús

  • 7 de octubre, 2021
  • Formosa (AICA)
"Dejémonos guiar y conducir por el Espíritu Santo, primero y principal agente de la evangelización", pidió el obispo de Formosa en su editorial de octubre en el periódico diocesano Peregrinamos.
Doná a AICA.org

El obispo de Formosa, monseñor José Vicente Conejero Gallego, recordó que "la Palabra de Dios y la celebración de los sacramentos ayudan a profundizar, cada vez más y con mayor intensidad, a crecer en la fe y a profesar, con mayor ardor, que Jesucristo es el Señor de todos".

"Ahora es el momento de anunciar, proclamar y testimoniar su Nombre hasta los confines de la Tierra. Dejémonos guiar y conducir por el Espíritu Santo, primero y principal agente de la evangelización", pidió en su editorial de octubre en el periódico diocesano Peregrinamos.

El prelado aseguró que otro gran acontecimiento en este mes será la apertura del Sínodo de los Obispos sobre la Sinodalidad, el domingo 17 de octubre próximo, en todas las Iglesias particulares del mundo, con el lema "Por una Iglesia Sinodal: comunión, participación y misión".

"Estamos invitados a caminar juntos siguiendo las inspiraciones y los pasos que el Espíritu Santo nos sugiere en este tiempo que nos toca vivir, muy en sintonía con la Asamblea Eclesial de América y el Caribe", agregó. 

Monseñor Conejero Gallego sostuvo que "grandes santos, testigos de la fe y del amor de Jesús y de la Iglesia, acompañan durante este mes misionero y detalló, entre otros: Teresa del Niño Jesús, Francisco de Asís, Faustina Kowalska, Bruno, Juan XXIII, Teresa de Jesús, Ignacio de Antioquía, Lucas Evangelista, Pablo de la Cruz, Juan Pablo II, Antonio M. Claret, los apóstoles Simón y Judas y, sobre todo, María, madre de Jesús, bajo las advocaciones de Nuestra Señora del Rosario y del Pilar. 

"Verdaderamente 'el amor de Cristo nos apremia', afirma Pablo; y, con los demás apóstoles, también nosotros decimos: 'No podemos callar lo que hemos visto y oído'. Simón Pedro proclamó: 'porque no existe bajo el cielo otro Nombre dado a los hombres, por el cual podamos alcanzar la salvación'".+

» Texto completo del editorial