Domingo 26 de septiembre de 2021

Mons. Casaretto da el último adiós a su amigo Mons. Bianchi Di Cárcano

  • 3 de agosto, 2021
  • San Isidro (Buenos Aires) (AICA)
"Su devoción a la Eucaristía como centro de la vida de su misión sacerdotal, ese es su legado", aseguró el obispo emérito de San Isidro al hablar de su compañero de ruta sacerdotal y episcopal.
Doná a AICA.org

El obispo emérito de San Isidro, monseñor Jorge Casaretto, compartió su recuerdo ante el fallecimiento de su amigo y compañero de ruta sacerdotal y episcopal monseñor Emilio Bianchi di Cárcano.

En una entrevista con el programa Caminos de Encuentro, que conduce el presbítero Máximo Jurcinovic en Radio María Argentina, monseñor Casaretto expresó: “Nos sentimos ciertamente tocados por la muerte de monseñor Emilio Bianchi Di Cárcano, pero también con la alegría de saber que está junto a Dios en este momento. Toda su vida fue una vida de entrega hasta llegar a la vida eterna. Monseñor Emilio logró este paso. Su muerte fue muy serena, damos gracias a Dios por ese momento”.

El prelado emérito recordó haberlo conocido siendo seminaristas: “Monseñor Bianchi Di Cárcano y yo habíamos ingresado al seminario antes de que se creara la diócesis de San Isidro, en ese entonces estudiamos en el seminario de La Plata”.

“Hemos compartimos en el obispado y en la catedral más de diez años como sacerdotes trabajando juntos. Él llegó a ser párroco en la catedral, estaba a cargo de la reforma de la catedral y de la tarea educativa de la diócesis y del área canónica. Éramos muy distintos y nos entendíamos muy bien, muy amigos”, sostuvo.

Sobre su labor pastoral, monseñor Casaretto detalló: “Fue designado primero como obispo auxiliar de Azul, luego obispo diocesano. Trabajó fuertemente con el clero. Quiero destacar que como obispo miembro de la Conferencia Episcopal estaba a cargo de la Comisión de Educación Católica, llevó adelante el Congreso Pedagógico Nacional, muy importante a nivel educativo no solo católico, sino un Congreso que buscaba convertir la educación totalmente al laicismo y monseñor Emilio, que estaba a cargo de la parte de educación católica, formó un equipo muy importante en el país. Se hicieron asambleas junto a un gran número de fieles católicos para participar del Congreso, alentó el esfuerzo que muy bien se hizo con toda la feligresía católica y se logró defender los colegios católicos y la educación privada”.

Finalizando su testimonio, monseñor Jorge Casaretto transmitió: “Monseñor Emilio fue un hombre eucarístico, me parece que su legado a los sacerdotes es la fortaleza dada por la Eucaristía. Su devoción a la Eucaristía como centro de la vida de su misión sacerdotal, ese es su legado.

Más información www.radiomaria.org.ar.+