Miércoles 26 de enero de 2022

Mons. Cargnello invitó a ver "al Niño que busca en Salta su lugar"

  • 23 de diciembre, 2013
  • Salta (AICA)
El arzobispo de Salta, monseñor Mario Antonio Cargnello, compartió un mensaje navideño en momentos en que la Justicia resuelve el pedido de practicar un aborto a una menor de edad que cursa un embarazo como producto del abuso de su padrastro. El prelado indicó que no es justo plantear un conflicto entre la madre y el niño en el vientre, y llamó a la sociedad a ofrecer realmente justicia ante lo flagrante del abuso y acompañar a la joven en este trance. El prelado invitó a descubrir, en el niño, "al Niño que busca en Salta su lugar", al igual que "la Jovencita", que como esta jovencita, lo "acoge venciendo el temor a ser repudiada".
Doná a AICA.org
El arzobispo de Salta, monseñor Mario Antonio Cargnello, compartió un mensaje con los feligreses en el que se refirió al contexto actual que vive la sociedad salteña, en estos días especialmente conmocionada por el pedido a la Justicia de que se practique un aborto a una menor de edad que cursa un embarazo como producto del abuso de su padrastro, y que al momento la Justicia denegó.

Monseñor Cargnello afirmó que el caso "se ha convertido en una voz que nos está gritando en Salta", ya que el pedido de abortar de la joven conmueve. "La jovencita fue atacada, humillada y ofendida en su dignidad. ¿Por quién? ¿Por la criatura que vive en su vientre? No. Por su padrastro. Que caiga sobre él el peso de la ley y de la justicia. Y lo más pronto posible", expresó.

El arzobispo insistió en que el recuerdo de la violación y los malos tratos a los que fue sometida la joven no deben convertir al niño por nacer en culpable de la violación, y recordó: "Hay dos personas; ellas son la jovencita que está agredida y la criaturita que está indefensa en su vientre... esperando nacer. Ambos necesitan el apoyo de nuestro amor".

El prelado indicó que no es justo plantear un conflicto entre la madre y el niño en el vientre, y llamó a la sociedad a ofrecer realmente justicia ante lo flagrante del abuso, así como también a acompañar a la joven en este trance difícil para que pueda enfrentarlo con grandeza y ayudada por el amor de los que la rodean.

"¿No es posible acercarnos a la jovencita y sostenerla en este momento ofreciéndole contención y ayuda... incluso, si esa fuera su decisión, adoptando a la criaturita? He leído algún ofrecimiento en este sentido que es justo aprobar. ¿Por qué añadir a la lacerante experiencia de un abuso la opresiva de un aborto?", planteó.

Finalmente, monseñor Cargnello invitó a descubrir, en el niño, "al Niño que busca en Salta su lugar", al igual que "la Jovencita", que como esta jovencita, lo "acoge venciendo el temor a ser repudiada".

"Se trata de una cuestión que nos hará más humanos... o menos. ¡Feliz Navidad!", concluyó.+