Domingo 5 de diciembre de 2021

Mons. Buenanueva: "Jesús en el espejo de una viuda pobre"

  • 10 de noviembre, 2021
  • San Francisco (Córdoba) (AICA)
Generosidad, espíritu de adoración y de servicio, son las virtudes que surgen en la reflexión semanal sobre el Evangelio publicada por el obispo de San Francisco en el periódico "La Voz de San Justo".
Doná a AICA.org

El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, compartió con los fieles su reflexión semanal sobre el Evangelio de la viuda de condición humilde que deja como limosna dos monedas de cobre.

Al respecto, señaló: "Jesús está en el templo de Jerusalén. Tal vez, por última vez. Una viuda pobre y generosa despierta su admiración. Ve algo en ella que le recuerda lo que conoce de su propio Padre del cielo: el amor hasta la entrega total, sin segundas intenciones y con el solo deseo de amar y dar gloria al Santo Nombre de Dios".

"Esa mujer deposita sus dos moneditas en el tesoro del templo de Dios. En realidad, como dirá más tarde San Lorenzo, el verdadero tesoro de la Iglesia son los pobres", afirmó el obispo.

"Tal vez -solo tal vez-, de esa viuda generosa, el mismo Jesús toma el impulso final que lo llevará a donar su propia vida para la salvación de todos. Esa mujer es como un espejo que le permite reconocerse a sí mismo, su persona y su misión… su pascua", consideró.

En ese sentido, pidió: "Que ella también nos inspire a nosotros, a encontrar lo más verdadero de la vida. En su gesto, en su talante personal y en su misma persona se desvela lo más genuino del corazón humano; lo que Dios ha puesto en él, desde el primer instante de la creación: el impulso del amor, del don y de la gratuidad".

"En el espejo de su generosidad reconozcamos la verdad que resplandece en la entrega pascual de Jesús. Esa es la verdad de la vida", aseguró. "De ese impulso vive la oración. Se ora como se vive, y se vive como se ora".

Por eso, animó a rezar así: “Jesús: al contemplar a esta humilde mujer de pueblo que, por amor, dio todo lo que tenía para vivir, te pido su misma generosidad, su mismo espíritu de adoración y de servicio. Amén".+