Viernes 28 de enero de 2022

Mons. Buenanueva: "El Señor está viniendo a nosotros. ¡Salgamos a su encuentro!"

  • 1 de diciembre, 2021
  • San Francisco (Córdoba) (AICA)
En el inicio del tiempo de Adviento, el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, reflexionó sobre "El que está viniendo".
Doná a AICA.org

El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, compartió este domingo sus reflexiones sobre el Evangelio que da comienzo al tiempo de Adviento: “Entonces se verá al Hijo del hombre venir sobre una nube, lleno de poder y de gloria. Cuando comience a suceder esto, tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación", citó.

"Comenzamos a caminar el Adviento. El Señor está viniendo a nosotros. ¡Salgamos a su encuentro!", exhortó el prelado. 

"La primera parte de este hermoso tiempo litúrgico está dominada por la esperanza grande que sostiene nuestra vida: el Resucitado, vencedor de la muerte, vendrá a consumar su obra", señaló. 

Por un lado, explicó, "el mundo, una y otra vez, experimenta miedo y pavor al contemplar la fragilidad de todo lo humano o la violencia que, de tanto en tanto, parece tener la última palabra sobre la historia".

"Los creyentes y discípulos de Jesús no escapamos de esta experiencia, pero tenemos una certeza, dada por el mismo Señor. Es la que proclama este Evangelio, y la que está en el centro de la espera del Adviento: lleno de poder y de gloria, el Hijo del hombre, Jesús el Señor, está viniendo a nosotros. De él proviene nuestra confianza, el ánimo que vence todo temor y la esperanza que sostiene nuestra vida", afirmó.

"Es lo que confesamos, cada domingo, en el Credo que recitamos después de la homilía, cuando expresamos nuestra fe en Jesucristo que 'está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos'", recordó.

"Él es el término de nuestra esperanza. Su juicio es la última palabra de Dios para el mundo. Es buena y alegre noticia. Es evangelio de salvación. Esa será la última palabra que escuchará el mundo cerrando y consumando la historia: una palabra de vida, de resurrección y de salvación", aseguró el prelado.

Esta "no es una espera animada por el terror o la angustia, sino por la confianza, la serenidad y la alegría de saber que todo, a pesar de todo, terminará bien", destacó. "La oración es una forma cotidiana, sencilla y al alcance de todos de vivir esta espera gozosa del Señor".

Por eso, este primer domingo de Adviento, propuso rezar así: “Señor Jesús, estás viniendo a nosotros. Siempre, a cada instante. Lo sabemos, porque es tu palabra la que enciende la esperanza en nuestros corazones. Pero somos frágiles y fácilmente nos dejamos ganar el corazón por el temor. Al iniciar, un año más, el camino del Adviento te suplicamos, por intercesión de María, de San Juan Bautista y de todos los santos que aprendieron a esperarte y a esperar en Ti, que renueves nuestro corazón en la alegría que nace de la esperanza. Amén".+