Domingo 14 de julio de 2024

Mons. Buenanueva: 'El bautismo nos sumerge en la vida trinitaria'

  • 29 de mayo, 2024
  • San Francisco (Córdoba) (AICA)
"El cristianismo, antes que moral, es gracia, regalo, don: presencia de la Trinidad en nosotros. Todo lo demás brota de esta fuente", reflexiona el obispo de San Francisco.
Doná a AICA.org

“San Mateo es el único evangelista que termina su evangelio con palabras de Jesús: Yo estaré siempre con ustedes”, recuerdó el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva, en su reflexión semanal.

Esta presencia del Señor resucitado, explicó, “es experiencia de las comunidades cristianas a lo largo del tiempo: Él está con nosotros, compartiendo con nuestras pruebas y alegrías. Él es nuestra fuerza, nuestro alivio y consuelo. Él nos anima a caminar”.

“Y con Jesús, el Hijo, vienen a nosotros el Padre y el Espíritu. El bautismo nos sumerge en la vida trinitaria. En nuestra vida todo hace referencia a la Pascua que nos ha mostrado el Rostro de Dios: todo viene del Padre por el Hijo en la unidad del Espíritu Santo; y todo vuelve al Padre por el Hijo en el Espíritu”, planteó.

La Iglesia, cada comunidad cristiana, pero también cada bautizado puede decir, con alegría, estupor y santo temor: “Dios uno y trino vive en nosotros. Somos templo en el que moran el Padre, el Hijo y el Espíritu y, desde lo más hondo de nuestra alma, nos animan y conducen”.

"Un riesgo del cristianismo, muy insidioso hoy -adviertó-, es reducir la vida cristiana a frío moralismo: ser 'buenos chicos' que cumplen los mandatos de Dios, portándose bien". "El cristianismo, antes que moral, es gracia, regalo, don: presencia de la Trinidad en nosotros. Todo lo demás brota de esta fuente”, concluyó.+