Sábado 29 de enero de 2022

Mons. Buccolini descansa bajo el manto de la Virgen de San Nicolás

  • 12 de abril, 2019
  • Río Gallegos (Santa Cruz)
Los restos de monseñor Alejandro Buccolini SDB, tercer obispo de la diócesis de Río Gallegos, fueron trasladados el 11 de abril al santuario diocesano de María del Rosario de San Nicolás. El cortejo fúnebre fue acompañado por el obispo, monseñor Jorge Ignacio García Cuerva, sacerdotes y fieles de la comunidad.
Doná a AICA.org
Los restos de monseñor Alejandro Buccolini SDB, tercer obispo de la diócesis de Río Gallegos, fueron trasladados el 11 de abril al santuario diocesano de María del Rosario de San Nicolás.

El cortejo fúnebre se dirigió desde el cementerio local hacia el santuario, acompañado por el obispo, monseñor Jorge García Cuerva y numerosos sacerdotes, entre ellos, los que fueron ordenados por él; la gente del barrio y de la ciudad. En el acto también estuvo presente la gobernadora de Santa Cruz, doctora Alicia Kirchner.

[img]http://www.aica.org/subidas/5560.jpg[/img]

Durante la celebración, monseñor García Cuerva recordó al obispo Buccolini, destacando todo lo que había escuchado hablar a la gente de él, cómo caló hondo en los corazones y su don de "paternidad", siendo un "padre" para muchos.

Luego invitó a María Inés Torra, secretaria y gran amiga de monseñor Buccolini -durante los 14 años que estuvo como obispo-, quien destacó su gran capacidad de escucha, y recordó que en la última charla que tuvieron, ya que su enfermedad de Parkinson le impedía comunicarse, fue sobre el lugar donde él deseaba descansar. Luego de pensar en varios lugares, le manifestó su deseo de estar en el santuario de María del Rosario de San Nicolás, no sólo por estar junto a la Virgen, a quien tenía mucha devoción, sino también porque el santuario es un lugar de oración, la gente va a rezar y él quería que rezaran por él.

En un video que se pasó durante la ceremonia, mostrando el traslado de la imagen de la Virgen de San Nicolás desde la capilla del obispado hasta el actual Santuario, él decía: "Ella quiere ser presencia en este lugar, no vino acá para estar sola, sino para estar acompañada y acompañarnos a sus hijos".



En un día muy emotivo, con lágrimas en los ojos los vecinos de aquel tiempo expresaban el recuerdo cariñoso de monseñor Buccolini, cuando él visitaba al capilla de San Nicolás, sobre todo los días 25, y compartía mucho con la gente, visitando también los hogares.

La imagen de la Virgen de San Nicolás fue bendecida el 25 de septiembre, un día antes de su ordenación como obispo de Río Gallegos, el 26 de septiembre de 1992 en Rosario. La imagen llegó a Rio Gallegos en el colectivo con los peregrinos que habían acudido a la celebración, acontecimiento que marcó su ministerio. Monseñor Buccolini era nacido en la ciudad de Salto, en la Diócesis de San Nicolás, de ahí también su amor a la Virgen.

Monseñor Buccolini no conoció el santuario que él pidió construir, sino por fotos, dado que al finalizar su ministerio partió a Buenos Aires, pero siempre estuvo atento a este lugar de fe y quiso que sus restos descansen allí.+