Domingo 25 de febrero de 2024

Mons. Azpiroz Costa saludó a 'todos los que viven la pasión de educar y educarse'

  • 12 de septiembre, 2023
  • Bahía Blanca (Buenos Aires) (AICA)
Con motivo del Día del Maestro, el arzobispo de Bahía Blanca saludó a los maestros, profesores, estudiantes y directivos de su arquidiócesis.
Doná a AICA.org

“El proceso educativo, -es decir, el camino vocacional compartido de quienes educan y quienes desean educarse-, propone un itinerario que mira principalmente a la memoria del corazón y a la fraternidad”, escribió el arzobispo de Bahía Blanca, monseñor Carlos Alfonso Azpiroz Costa OP, en su mensaje a la comunidad educativa de la arquidiócesis, con motivo del Día del Maestro, celebrado este 11 de septiembre

El arzobispo observó además, en su mensaje, que “todo proceso educativo invita a ponerse en movimiento”. Recordando el pasaje de la Escritura en el que Jesús invita a sus discípulos a que “vengan y vean dónde vivo” y ellos “se quedaron con Él”, monseñor Azpiroz Costa destacó que “poco a poco, gracias a ese proceso educativo, reconocemos que nuestro interrogante más profundo no se sacia con un “algo” sino con un “alguien”. Por ello, la educación privilegia la relación entre profesores-maestros y alumnos-discípulos”.

De ahí que el arzobispo señalara que “no podemos responder a lo «vocacional» con palabras o actitudes que sólo busquen complacer -quedar bien-, agradar o ampliar el horizonte de los conocimientos u objetivos pedagógicos”.

El arzobispo bahiense mostró, como ejemplos de “personas que fueron elegidas (es decir ‘vocacionadas’)”, el caso de san Pablo y san Pedro, ya que con sus vidas ellos “nos enseñan real y profundamente el significado de la respuesta a un llamado que atrae y colma el deseo de la verdadera felicidad”.

Monseñor Azpiroz Costa ofreció también a la comunidad educativa reflexionar sobre la exhortación del papa Francisco, Evangelii gaudium, sobre el anuncio del Evangelio en el mundo actual”, en la que ofrece cuatro “principios” para orientar el desarrollo de toda convivencia, también la del camino de la educación.

“El tiempo es superior al espacio (darle prioridad al tiempo es ocuparse de iniciar procesos más que de poseer espacios). La unidad prevalece sobre el conflicto (hace posible desarrollar una comunión en las diferencias). La realidad es más importante que la idea (la desconexión de la realidad origina idealismos ineficaces que no convocan). El todo es superior a la parte (aceptando las tensiones sin caer en mezquindades extremistas)”.

“Que nuestra vocación como educadores (maestros y profesores), educandos (estudiantes, alumnos, discípulos, etc.), directivos y quienes de una u otra manera aseguran la tarea educativa nos ayude a acompañarnos unos a otros a la luz de la infinita paciencia y misericordia de Dios”, concluyó el arzobispo de Bahía Blanca.+

» Texto completo de la homilía