Miércoles 17 de julio de 2024

Mons. Álvarez detalló las cuatro 'cercanías' de todo sacerdote

  • 23 de marzo, 2024
  • Comodoro Rivadavia (Chubut) (AICA)
Fue en la misa crismal que presidió en la catedral de Comodoro Rivadavia, en su carácter de administrador apostólico diocesano y para acompañar a la comunidad que espera al nuevo obispo, Jorge Wagner.
Doná a AICA.org

La comunidad diocesana de Comodoro Rivadavia participó de la misa crismal en la catedral San Juan Bosco, donde se consagró el santo crisma, se bendijeron los óleos de los catecúmenos y de la unción de los enfermos, y los sacerdotes renovaron sus promesas.

La Eucaristía fue presidida por el administrador apostólico, monseñor Roberto Álvarez, a la espera del inicio del ministerio episcopal del nuevo obispo de la diócesis, monseñor Jorge Wagner, y bajo el lema diocesano “Celebrar la alegría de ser una familia”.

Concelebró el obispo emérito de Comodoro Rivadavia, monseñor Joaquín Gimeno Lahoz, junto al clero diocesano. También participaron diáconos permanentes, religiosas y religiosos, entre ellos el padre Adrián Alvez, de la congregación de Misioneras y Misioneros Identes, quien celebraba sus bodas de plata sacerdotales.

Un momento emotivo se vivió cuando monseñor Joaquín Gimeno Lahoz dirigió unas palabras de agradecimiento a la comunidad.

Por su parte, en la homilía, monseñor Álvarez fundamentó su reflexión en un mensaje del Papa Francisco a quienes participaron en 2022 de un congreso sobre la teología fundamental del ministerio ordenado, e hizo hincapié en la palabra “cercanía”.

“El Papa dice que la primera cercanía de todo cura, la primera vecindad de todo cura, es con Dios. Por eso siempre tenemos que rezar para que nuestros curas tengan vida espiritual”, puntualizó.

“La segunda cercanía, según Francisco, es la cercanía con el obispo” y con los otros sacerdotes, detalló, y completó: “Y por último, la cercanía con el pueblo de Dios; que, dice el Papa, recrea y cualifica las otras tres, porque un cura siempre reza por su pueblo”.

Monseñor Álvarez afirmó que “las cuatro vecindades o cercanías que propone el Papa a los curas en el hoy, se pueden mirar desde María”. 

“María al pie de la Cruz, la Auxiliadora que se pone a la cruz y que jamás, en ningún instante de su vida, dejó de perder la cercanía con Dios ni dejó de obedecer a ese proyecto, sino que vivió fraternalmente los vínculos y también estuvo inserta en medio de su pueblo”.

“Pidámosle a ella por nuestros curas, pidámosle a ella por nuestra comunidad, porque en poquitos días viene alguien en nombre de Dios, viene alguien en nombre de la Iglesia, y que de algún modo genere un nuevo hoy, un nuevo presente, un nuevo comienzo, para que como comunidad nos cuidemos, vivamos la misericordia, intentemos ser hermanos, podamos vivir atrás, escuchando y caminando atrás de otro, y siempre y en cada momento estemos cercanos a Dios”, concluyó.+