Sábado 22 de enero de 2022

México: La basílica de Guadalupe inicia un año jubilar extraordinario

  • 16 de noviembre, 2021
  • Ciudad del México
Con la apertura de la Puerta Santa, se inició el año jubilar con motivo de los 100 años del atentado dinamitero que sufrió el santuario. Será clausurado el 20 de noviembre del 2022.
Doná a AICA.org

El cardenal Carlos Aguiar Retes, arzobispo Primado de México, bendijo y abrió la Puerta Santa de la Basílica de Guadalupe concediendo la indulgencia plenaria a los fieles que crucen por ella, con motivo de los 100 años del atentado dinamitero que sufrió la imagen de la Virgen de Guadalupe el 14 de noviembre de 1921, en el que milagrosamente la tilma de San Juan Diego no sufrió ningún daño.

El año santo extraordinario será clausurado el 20 de noviembre del 2022, en la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo.

El ‘Cristo del atentado’ que salvó a la Virgen de Guadalupe
Las reseñas de la época señalan que el atentado ocurrió en la mañana del 14 de noviembre de 1921, cuando un hombre, supuestamente un empleado de la Secretaría Particular de la Presidencia, colocó la bomba escondida en un ramo de flores al pie de la imagen.

Por la detonación, el altar y las esculturas de mármol que lo flanqueaban tuvieron daños, lo mismo un crucifico de bronce de 34 kilos de peso que se dobló por la onda expansiva, sin embargo, el cristal que cubría la imagen de la Virgen ni siquiera se rompió.

El atentado causó gran indignación entre muchos mexicanos, pues además de ser una grave ofensa religiosa, también atentaba contra gran parte de la identidad de los mexicanos, pues la Virgen de Guadalupe fue el estandarte con el que el Padre de la Patria, el cura Miguel Hidalgo, llamó al pueblo a unirse a la lucha por la independencia de del país.

La detonación influyó enormemente en los daños de cimentación de la Antigua Basílica de Guadalupe que años después fueron detenidos mediante un moderno sistema de pilotes que evitaron que la iglesia se fracturara.

Este atentado dinamitero y el Primer Congreso Eucarístico Nacional de 1924 al que por distintos medios, el gobierno de ese momento trató de sabotear, fueron los antecedentes más cercanos de la Guerra Cristera entre 1926 y 1929.+