Viernes 9 de diciembre de 2022

Lucerna no financiará las obras de los nuevos cuarteles de la Guardia Suiza

  • 28 de septiembre, 2022
  • Lucerna (Suiza) (AICA)
El cantón, uno de los pocos del país que tiene mayoría católica, no donará los 400.000 euros previstos para financiar las obras del cuartel en el Vaticano.
Doná a AICA.org

El cantón suizo de Lucerna, en el corazón del país, rechazó hoy en referéndum que el gobierno regional subvencione las obras de unos nuevos cuarteles para la Guardia Suiza en el Vaticano, lo que compromete un acuerdo firmado hace unos meses por la Santa Sede y autoridades helvéticas.

Por un demoledor 71,48 %, los ciudadanos del cantón, uno de los pocos de mayoría católica en el país, rechazaron la donación de 400.000 francos suizos (un franco por habitante) decidida en principio por las autoridades cantonales.

Esa suma, equivalente a unos 420.000 euros, era sólo una pequeña parte de los 45 millones de francos suizos (47 millones de euros) que se estima costará renovar los cuarteles de la Guardia Suiza en la Santa Sede, que tras 200 años de funcionamiento presentan diversos problemas y frecuentes averías, por ejemplo en su calefacción.

Obras de reforma
Gracias a las donaciones, hasta la fecha se han recaudado unos 28 millones de francos suizos. Por su parte, el Gobierno federal del país ha prometido destinar al proyecto 5 millones de francos, mientras que el resto debería provenir de los cantones. Algo que ahora queda en entredicho después de que uno de los pocos que presentan mayoría católica en el país hayan rechazado la iniciativa.

Los cuarteles de la Guardia Suiza fueron construidos en 1825, y apenas han sido renovados en los últimos dos siglos. La Guardia Suiza, el ejército profesional más pequeño del mundo, cuenta con 110 efectivos, aunque este número se ampliará próximamente a 135, y su creación oficial fue en 1506, bajo el papado de Julio II (1503-1513), mediante un pacto con la Confederación Suiza

Los miembros de este cuerpo, todos hombres y habitualmente vestidos con un llamativo uniforme amarillo, azul y rojo, han de ser católicos, tener la ciudadanía helvética, entre 19 y 30 años y una altura de al menos 174 centímetros.+