Jueves 2 de diciembre de 2021

Los "tres pilares fundamentales" del nuevo obispo de Neuquén, según monseñor Bressanelli

  • 4 de agosto, 2017
  • Neuquén (AICA)
El obispo emérito y administrador diocesano de Neuquén, monseñor Virginio Bressanelli SCJ, destacó los "tres pilares fundamentales" de la vida sacerdotal de su sucesor, monseñor Fernando Martín Croxatto. Por su parte, el nuevo obispo de Neuquén habló de su nombramiento realizado por el papa Francisco, sus expectativas y preocupaciones como pastor de la diócesis neuquina.
Doná a AICA.org
En una conferencia de prensa, el obispo emérito y administrador diocesano de Neuquén, monseñor monseñor Virginio Bressanelli SCJ, le dio la bienvenida al nuevo obispo de Neuquén, monseñor Fernando Martín Croxatto, y destacó "tres grandes parámetros fuertes" que marcan la vida sacerdotal de su sucesor: su entrega a los pobres, su entrega misionera y su entrega al servicio de la formación de vocaciones sacerdotales.

Monseñor Croxatto, quien se encontraba en la provincia con motivo de la presentación del Congreso Misionero Nacional, agradeció a Dios "la providencia de estar en Neuquén el día del nombramiento", y aseguró: "Lo veo como un signo".

Su expectativa es "poder brindar su ministerio para el servicio de Dios, en la Iglesia, con la Iglesia", con disponibilidad para que el Señor obre a través suyo. "Nuestra tarea, nuestro ministerio es de Dios, Él es el que hace la obra", puntualizó.

El nuevo obispo de la diócesis de Neuquén manifestó también su deseo de conocer, escuchar, encontrarse con la gente, la realidad de los neuquinos, sus anhelos, sus esperanzas, su dolor y sufrimiento, para acompañar su corazón como un pastor. "Pero para eso hay que encarnarse de su realidad, conocerla", reconoció y pidió "paciencia" para poder ver la realidad de la diócesis y desde ahí poder compartir alguna palabra con más conciencia.

"Por el momento, mi primera preocupación como obispo es nuestra iglesia particular y su realidad, los sacerdotes, los consagrados, los agentes pastorales y las comunidades", confirmó y expresó que por falta de tiempo aún no pudo hablar con monseñor Bressanelli sobre "las otras problemáticas más abiertas".

"Solo hablamos de cuestiones pastorales de la diócesis", reiteró. Al ser consultado sobre la realidad del país, monseñor Croxatto dijo: "Vemos el dolor y la angustia". Y agregó que la tarea de los obispos es estar cerca y acompañar el dolor de tanta gente. "Quiero que la gente sienta que a través nuestro el Señor los está acompañando", aseveró.

Sobre delitos sexuales cometidos por clérigos con menores de edad, aclaró: "Los obispos estamos plenamente en comunión con el Papa y lo acompañamos en sus planteos, especialmente en su búsqueda de claridad y honestidad en la Iglesia".

"Es una realidad que tenemos que acompañar y asumir", consideró y sostuvo que debe "ser también nuestra responsabilidad ser veraces y sencillos". "El pecado está adentro y afuera de la Iglesia", concluyó.+


[inc'>http://www.aica.org/subidas/2381.html[/inc]