Sábado 31 de octubre de 2020

Los obispos españoles recuerdan que la "conversión ecológica" se ha vuelto apremiante

  • 31 de agosto, 2020
  • Madrid (España) (AICA)
El cuidado de la naturaleza es inseparable de la fraternidad, la justicia y la fidelidad a los demás, dicen los obispos españoles

Con motivo de la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación que se celebra el 1° de septiembre, la Comisión Episcopal para la Pastoral Social y la Promoción Humana, de la Conferencia Episcopal Española (CEE) hizo público un mensaje en el que recuerda que el auténtico cuidado de nuestra propia vida y de nuestras relaciones con la naturaleza es inseparable de la fraternidad, la justicia y la fidelidad a los demás.

El papa Francisco nos recordó que la pandemia del COVID19 fue una auténtica tempestad, pues ha “desenmascarado nuestra vulnerabilidad y ha dejado al descubierto nuestras falsas y superfluas seguridades”. Como consecuencia de ello, vivimos tiempos de hondo sufrimiento, incertidumbre y perplejidad que agudizan la urgencia del cuidado de la fragilidad, escriben los prelados españoles.

La experiencia de estos meses de pandemia -se lee en el mensaje episcopal- puso al descubierto la convicción, expresada en Laudato si', “de que en el mundo todo está conectado”. Estamos experimentando a flor de piel la interdependencia planetaria, la corresponsabilidad fraterna y la necesidad de la compasión humana.

La CEE recuerda que “en tiempos de zozobra, cuando los descuidos nos asaltan, hemos de pedir a Dios una auténtica revolución de la ternura y de los cuidados que nos ayude a mostrar, desde la oración y el servicio silencioso, que el auténtico cuidado de nuestra propia vida y de nuestras relaciones con la naturaleza es inseparable de la fraternidad, la justicia y la fidelidad a los demás”. 

“La conversión ecológica se hace apremiante en nuestros días”, señalan los obispos españoles. “La crisis del COVID19, indican, no es un asunto absolutamente independiente de la crisis ecológica que vive el planeta. El cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación tienen una relación directa con la génesis y desarrollo de enfermedades". 

Los obispos señalan en su mensaje que “en estos meses hemos podido contemplar el potencial humano para el cuidado de los hermanos y hermanas. Las profesiones del cuidado fueron testimonio de la grandeza de la humanidad, las familias supieron acompañar incluso en la distancia, las organizaciones sociales respondieron con prontitud y creatividad al impacto social de la pandemia, y la Iglesia, desde su profunda humildad, se mostró 'experta en humanidad' en momentos complejos”. 

Al mismo tiempo destacan los prelados que “con dolor profundo, pudimos observar el abandono injusto de miles de personas mayores por el mero hecho de la edad, el crecimiento de las desigualdades sociales y educativas, así como algunas prácticas irresponsables de personas e instituciones que hacen aún más urgente una conversión de los cuidados”.

“En esta Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación -concluye el mensaje de la CEE-, pidamos al Señor, que es el primero en cuidar de nosotros, que nos enseñe a cuidar a nuestros hermanos y hermanas, y del ambiente que cada día Él nos regala, desde la honda espiritualidad evangélica que nos alienta”. 

“Nos unimos en este quinto aniversario de la encíclica Laudato si' a la convocatoria del papa Francisco para celebrar un año especial, que va desde el 21 de mayo de 2020 hasta el 24 de mayo de 2021, año en el que "todos podemos colaborar como instrumentos de Dios para el cuidado de la creación, cada uno desde su cultura, su experiencia, sus iniciativas y sus capacidades”.+