Sábado 15 de mayo de 2021

Los obispos españoles lamentan la aprobación de la ley de eutanasia

  • 18 de marzo, 2021
  • Madrid (España) (AICA)
"Es dramático", afirmó la Conferencia Episcopal Española (CEE) y animó a los fieles a promover la "cultura de la vida".
Doná a AICA.org

El Congreso de los Diputados de España dio este jueves, 18 de marzo, el visto definitivo a la ley de eutanasia, que se convertirá en una nueva prestación del Sistema Nacional de Salud y entrará en vigor dentro de tres meses.

La CEE y las diócesis se han movilizado contra su aprobación, al considerar que se trata de una ley que saldrá adelante sin diálogo ni consenso, además de atentar contra la dignidad humana.

"Es dramático", expresó el secretario general de la CEE, monseñor Luis Argüello en un mensaje difundido hoy tras la aprobación de la ley eutanasia:

Monseñor Argüello lamenta que se haya apostado por evitar el sufrimiento provocando la muerte de quien sufre, y anima a los fieles a promover la "cultura de la vida".

Desde un primer momento, el episcopado siempre apostó por impulsar los cuidados paliativos, cuyo presupuesto es muy escaso respecto a otros países de nuestro entorno.

Tanto es así que tan solo el 40% de los pacientes que precisan de estos cuidados, lo reciben en nuestro país.

“Es dramático que en España 60.000 personas cada año mueran con sufrimiento pudiéndose remediar con una política adecuada de cuidados paliativos”, sostiene el secretario general de la CEE y obispo auxiliar de Valladolid.

El portavoz de los obispos considera que vivimos un momento en el que se debe promover la cultura de la vida y dar pasos concretos, “promoviendo un testamento vital o de declaraciones anticipadas que haga posible que los ciudadanos españoles manifiesten de manera clara y determinada su deseo de recibir cuidados paliativos y no ser objeto de la aplicación de esta ley de eutanasia”.

Además, apuntó que es momento de promover “la objeción de conciencia y para promover todo lo que tenga que ver con la cultura de la vida que quiere tener una línea roja diciendo con fuerza no matarás, no provocarás de manera decidida la muerte para aliviar el sufrimiento”.

Una mentalidad que, a juicio del secretario general del organismo episcopal, debe ser la contraria, en favor de “la ternura, la cercanía, la misericordia, el ánimo o la esperanza para aquellas personas que se encuentran en el tramo final de su existencia, quizás en momentos de sufrimiento que necesitan consuelo, cuidados y esperanza”, remarcó. +