Lunes 29 de noviembre de 2021

Los obispos condenan la complicidad de los políticos con el narcotráfico

  • 15 de octubre, 2019
  • Tegucigalpa (Honduras) (AICA)
Comunicado de la Conferencia Episcopal de Honduras
Doná a AICA.org

La Conferencia Episcopal de Honduras, se pronunció este lunes sobre la infiltración del narcotráfico en los distintos órganos e instituciones del país que “estaban llamados a defender la vida de los hondureños”, indicaron los obispos en un comunicado.



“Nada de lo que el narcotráfico logró en nuestro país, podría haberse alcanzado sin la colusión de los órganos que, por razón de su ser, estaban llamados a defender la vida y proporcionar seguridad a todos”, dicen los prelados y refieren, además, que los culpables son “los políticos que han pactado con el crimen organizado”.



En el escrito, la Iglesia católica apunta que la política vernácula hondureña se ha caracterizado por la costumbre de ignorar directamente al pueblo, hablar en su nombre y terminar haciendo pactos que en nada benefician al mismo pueblo. Ejemplo de ello es cuando, históricamente, las instituciones han estado al servicio de un caudillo y no de una democracia participativa fundada en la ley, señala el texto.



Los obispos se refirieron al narcotráfico en el marco del juicio contra Juan Antonio “Tony” Hernández, hermano del gobernante hondureño, Juan Hernández. En el juicio, que se inició el 2 de octubre pasado en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, varios narcotraficantes confesaron que el actual presidente y expresidente de Honduras, Porfirio “Pepe” Lobo y Juan Hernández, respectivamente, recibieron sobornos para financiar sus campañas políticas.



En el juicio de Tony Hernández, se develó además la construcción de una plataforma al interior del Estado para poner en marcha las actividades del narcotráfico y crimen organizado en general.



Migración

La Conferencia Episcopal hace referencia a la masiva migración de hondureños que, motivados por alcanzar una mejor vida, salieron huyendo del país. En ese sentido contextualiza que en lo que va del año 87.337 hondureños fueron deportados en su intento migratorio.



Código Penal

También lamentan la entrada en vigor del nuevo Código Penal y que se haya hecho caso omiso a los reclamos de muchas instituciones, “a las que también nos sumamos nosotros, para que su entrada en vigencia no se lleve a cabo”, apunta el comunicado.



El nuevo Código Penal, que entrará en vigencia el 10 de noviembre próximo, vulnera el derecho a la libre expresión, a la protesta y otros derechos fundamentales y beneficia los delitos relacionados al narcotráfico y a la corrupción.



Finalmente, los obispos hacen un llamado a la ciudadanía, clase política, empresarial, academia, colegios profesionales, campesinos y obreros, a llevar a cabo un proceso de transformación del país que tenga como norte el bien común y la paz.



“Por eso, hacemos un fuerte llamado a la conciencia de todos los actores involucrados, directa e indirectamente en la presente crisis, para que revisen el valor del sano patriotismo que debe estar por encima de cualquier interés personal, apego al cargo o intereses de partido”.