Sábado 13 de julio de 2024

Los franciscanos celebran los 800 años de la aprobación de su regla

  • 21 de septiembre, 2023
  • Bolonia (Italia) (AICA)
Del 21 al 24 de septiembre, se realizará en Bolonia (Italia) la edición 2023 del Festival Franciscano, durante la que se celebrarán los ocho siglos de vigencia de la regla franciscana.
Doná a AICA.org

El Festival Franciscano, en su 15ª edición, vuelve a la Plaza Mayor de Bolonia (Italia). Este año, con motivo del 800º aniversario de la aprobación de la Regla de san Francisco por parte del Papa Honorio III, el lema es "Sueño, reglas, vida". El programa incluye tres días -del 21 al 24 de septiembre- repletos de encuentros, conferencias, espectáculos, mesas redondas y actos en el corazón de la ciudad. 

La iniciativa implica también a los más jóvenes, como explica Valentina Giunchedi, presidenta del Movimiento Franciscano de Emilia Romaña, precisamente porque el Papa Francisco exhorta a crear lazos fuertes entre cada generación. Además, como afirma el padre Giampaolo Cavalli, presidente del Festival Franciscano, la regla continúa siendo de gran actualidad, ya que es también hoy una propuesta de felicidad.

Las novedades de la 15ª edición
Los temas de esta edición, "Sueño, reglas, vida", se entrelazan tanto con la historia de la regla franciscana como con vertientes más contemporáneas, que implican a las generaciones más jóvenes. "Hoy parecen términos contrapuestos que no pueden realizarse juntos", explica Valentina Giunchedi a VaticanNews. "En realidad sabemos, por nuestra experiencia como franciscanos, pero también como personas que vivimos nuestra vida cotidiana, que la regla es fundamental para que se mantenga el respeto mutuo y para que los sueños se realicen sobre una estructura real y verdadera. 

El Movimiento Franciscano, en el octavo centenario de la aprobación de la regla, sigue renovándose e implicando a los fieles de nuevas maneras. "Este año, saldremos del Festival con una nueva conciencia", explica Valentina Giunchedi. "Probablemente cuestionarse, experimentar y no dar nunca nada por sentado es importante para mantener los pies en la tierra, pero también para poder mirar más allá y seguir soñando con un futuro que no sea sólo individual, sino de todos" y agrega: "El hecho de tener un Papa que lleva el nombre de Francisco nos estimula cada vez más a ser creíbles en nuestras vidas. Por supuesto, sabemos que los números siguen disminuyendo: creo que se vuelve cada vez más importante centrarse en la calidad y la credibilidad de lo que se propone y testimonia. Cuestionar y experimentar en nuestro carisma sigue siendo una aventura importante y un gran regalo que nos hizo Francisco de Asís".

Una propuesta de felicidad totalmente franciscana
Como explica fray Giampaolo Cavalli, presidente del Festival Franciscano, la actualidad de la regla radica en la fascinación que provoca san Francisco de Asís, porque en sus palabras está la síntesis de su visión de la vida. "Parece que hoy Francisco de Asís es uno de esos hombres capaces de interpelar y convocar a todos, tanto a personas de todas las partes del mundo como a personas de todas las creencias religiosas", explica Fray Cavalli. 

"Su fuerza reside en esta capacidad de hacer una síntesis extraordinaria de las posibilidades de la existencia a partir del Evangelio. La regla es una concreción, una manera de intentar vivir el Evangelio, que es una propuesta de felicidad. Francisco la concibió y la entendió así: lo más precioso que pudo encontrar en la existencia para interpretar y comprender la vida. Además -concluye- lo ofrece y lo pone a disposición de todos".

El cuidado del prójimo y los sueños de los más jóvenes
La regla de san Francisco está pensada y dirigida a los frailes, por tanto, a personas que, partiendo de una motivación de fe, hacen una elección muy precisa para estar en el mundo; pero lo que está escrito en esa regla ofrece intuiciones muy fascinantes para cualquiera. "Es fundamental -explica el Hermano Cavalli- cuidar del hermano, sobre todo de los más pobres, y amar el medio ambiente. Precisamente de esta relación nace y se construye un mundo alternativo al que vivimos. Reconocernos hermanos y hermanas es un desafío que nos lleva a mirar al otro como el don más precioso que podemos encontrar y reconocer. Sobre todo a partir de la experiencia de la vida de Jesús, es importante prestar especial atención a los pobres, como lugar concreto de una auténtica y verdadera posibilidad de existencia, especialmente como lugar de encuentro con Dios Altísimo".

El Festival Franciscano tiene la mirada puesta en los jóvenes, precisamente porque las enseñanzas de la regla son válidas también para las generaciones futuras. "Creo que la manera de contar el valor que puede tener una historia como la de san Francisco de Asís es recordar a los jóvenes que pueden soñar, escuchar sus sueños y acompañarlos, para que encuentren el sentido más auténtico de lo que buscan", concluye Fray Cavalli.+