Miércoles 5 de octubre de 2022

Los cardenales de toda la Iglesia reflexionan sobre la reforma de la Curia Romana

  • 29 de agosto, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Francisco convocó desde este lunes a todos los cardenales de la Iglesia en un Consistorio extraordinario para abordar el rediseño de la Curia y los nuevos organismos creados en el documento.
Doná a AICA.org

Los días lunes y martes, 29 y 30 de agosto, los cardenales de todo el mundo, incluido los veinte creados este sábado, se reúnen en el Vaticano con el papa Francisco en un consistorio extraordinario que tiene como finalidad reflexionar sobre la reforma de la Curia Romana, proyectado en el documento Praedicate evangelium, y su rol al servicio de la Iglesia en el mundo.

Está confirmada la presencia de 197 participantes, de los 226 que conforman el Colegio Cardenalicio, entre cardenales, patriarcas orientales y superiores de la Secretaría de Estado. De esta manera, los purpurados se encontrarán, como estaba previsto, para dos jornadas de intercambio sobre la constitución apostólica que entró en vigor el 5 de junio. El pontífice reunirá así a los integrantes del Colegio Cardenalicio de todo el mundo para explicar los alcances de la nueva carta magna que reorganiza la Curia romana, promulgada el pasado 19 de marzo y con la que reemplazará a la vigente Pastor bonus, de 1988.

Esta constitución apostólica, con la que Francisco rediseñó el organigrama de la Curia y formalizó los nuevos organismos que creó en su pontificado, incorpora además todos los avances normativos dispuestos por el Papa en temas como la lucha contra los abusos en la Iglesia y las nuevas estructuras para evangelización y desarrollo humano.

Las sesiones comenzaron este lunes por la mañana. Se prevén encuentros por grupos lingüísticos sobre diversos aspectos relativos al documento, para una posterior puesta en común.

Para cerrar las dos jornadas, el martes 30 de agosto, a las 17.30 (hora de Roma), tendrá lugar la misa en la basílica de San Pedro, presidida por el Santo Padre con los nuevos cardenales, que el pontífice no pudo celebrar el domingo, por encontrarse de visita en L'Aquila.

Praedicate evangelium
El documento, anunciado el 19 de marzo, entró en vigor el 5 de junio. Es el fruto de más de ocho años de trabajo del Consejo de Cardenales, establecido en 2013 como órgano asesor del Papa para llevar a cabo la reforma de la Curia Romana y el gobierno de la Iglesia.

La nueva constitución deroga y reemplaza por completo la constitución apostólica anterior Pastor bonus, emitida en 1988 por san Juan Pablo II. Sanciona los cambios en la Curia romana introducidos durante el pontificado de Francisco. También introduce varias novedades: la sustitución de las congregaciones y los consejos papales existentes por dicasterios y la fusión de varios oficios curiales, lo que permite a los laicos gestionar los dicasterios, así como la prioridad de la evangelización en el trabajo de la Curia romana.

Dicasterios en lugar de congregaciones y consejos papales
En lugar de las anteriores 9 congregaciones, 3 dicasterios y 5 consejos papales, se crearon 16 dicasterios. Están en este orden:

  1. El Dicasterio para la Evangelización, del que el Papa será personalmente prefecto. Surgió de la fusión de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y el Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización, cuyos antiguos líderes pasarán a ser proprefectos.
  2. Dicasterio para la Doctrina de la Fe (anteriormente era congregación). Sus estructuras incluyen la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores, que, sin embargo, conserva su propio presidente, cardenal Seán O'Malley quien manifestó que "el papa Francisco ha hecho de la protección de los menores parte de la estructura de gobierno central de la Iglesia”, dijo el presidente de la comisión.
  3. Dicasterio para el Servicio de la Caridad, representado por la Oficina Apostólica de la Caridad, que tiene un papel más destacado en la curia: realiza una obra de ayuda y apoyo para ellos en todas partes del mundo en nombre del Romano Pontífice, que, "en casos de especial pobreza u otra necesidad, dispone personalmente la ayuda a destinar”. El limosnero papal será el prefecto del dicasterio.
  4. Dicasterios para las Iglesias Orientales (anteriormente era congregación).
  5. Departamento de Culto Divino y Disciplina Sacramental (anteriormente era congregación). Entre sus competencias se incluirá también la liturgia preconciliar.
  6. Dicasterio para las Causas de los Santos (anteriormente era congregación).
  7. Dicasterio para los Obispos (anteriormente era congregación).
  8. Dicasterio para el Clero (anteriormente era congregación).
  9. Dicasterio para Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica (anteriormente era congregación).
  10. Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida.
  11. Dicasterio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos (anteriormente consejo pontificio).
  12. Dicasterio para el Diálogo Interreligioso (anteriormente consejo pontificio).
  13. Departamento para la Cultura y la Educación (establecido por la fusión de la Congregación para la Educación Católica y el Consejo Pontificio para la Cultura).
  14. Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral.
  15. Dicasterio de Textos Legales (anteriormente consejo pontificio).
  16. Departamento de Comunicación.

Los órganos de la administración de justicia permanecen inalterados: la Penitenciaría Apostólica (que se ocupa de los asuntos relacionados con el sacramento de la penitencia y las indulgencias), el Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica (el tribunal supremo de la Iglesia) y la Rota Romana (el tribunal de apelación que trata con mayor frecuencia de la validez del matrimonio).

También se mantiene la misma estructura de instituciones económicas que fue establecida durante su pontificado por el papa Francisco: el Consejo de Economía, la Secretaría de Economía, la Administración de Bienes de la Santa Sede, la Auditoría General, la Comisión de Asuntos Privados, y el Comité de Inversiones. 

Entre los cambios en este ámbito se encuentra el traslado de la Oficina de Personal de la Curia Romana de la Secretaría de Estado a la Secretaría de Economía, así como la indicación de que la Administración de los Bienes de la Santa Sede funcionará a través del Instituto de Religiosos. Obras (el llamado Banco del Vaticano).

Además de los dicasterios, órganos del poder judicial y órganos económicos, la constitución también enumera las oficinas (existentes hasta ahora): la Prefectura de la Casa Pontificia, la Oficina de los Servicios Litúrgicos Papales, el Camarlengo de la Santa Iglesia Romana (administra la actualidad de la Santa Sede durante el período de sede vacante).

La Constitución también menciona "instituciones relacionadas con la Santa Sede" (existentes hasta ahora): el Archivo Apostólico Vaticano, la Biblioteca Apostólica del Vaticano, Oficina de las Celebraciones Litúrgicas Pontificias. (que se ocupa de los asuntos de la Basílica del Vaticano), la Comisión Pontificia de Arqueología Sagrada, tres Academias Pontificias de Ciencias, Ciencias Sociales y Vida, la Agencia de la Santa Sede para la Evaluación y Promoción de la Calidad de las Universidades y Departamentos Eclesiásticos y la Oficina de Finanzas Supervisión e Información.

La Secretaría de Estado, por otro lado, no será la cabeza de todos los superdicasterios, sino que, como "secretaría papal", desempeñará un papel de coordinación para todos los dicasterios y oficinas curiales.

El documento también confirma que el clero y las personas consagradas están empleadas en la Curia romana durante cinco años: diócesis/parroquias o los institutos o asociaciones a los que pertenecen. Si los superiores de la Curia Romana lo estiman conveniente, este servicio puede prorrogarse por otro período de cinco años”.

La primacía de la evangelización
La unificación de la milenaria Congregación para la Evangelización de los Pueblos y el joven Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización en un solo dicasterio, dirigido por el Papa, indica la prioridad dada al anuncio del Evangelio. El texto de la constitución remite directamente a las orientaciones del Concilio Vaticano II, cuyo propósito original era responder a la pregunta: cómo anunciar el Evangelio en una era de cambios que luego resultó ser -como dice Francisco- un cambio de época.

Así, la constitución da a la curia una estructura más misionera para que pueda servir cada vez más a las Iglesias locales ya la evangelización. También subraya que la curia es un instrumento al servicio del obispo de Roma, también para el bien de la Iglesia universal y, por tanto, de los episcopados y de las Iglesias locales: "La Curia Romana no se interpone entre el Papa y los obispos, sino que les sirve propiamente según la naturaleza de cada uno de ellos".

Otro punto importante se refiere a la espiritualidad: los miembros de la Curia romana son también "discípulos misioneros". Además, la sinodalidad fue señalada como la forma ordinaria de trabajo de la Curia Romana y debería desarrollarse cada vez más.+