Lunes 16 de mayo de 2022

Los ancianos no son una carga para la sociedad sino una riqueza, afirmó el Papa

  • 16 de diciembre, 2019
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
"Los ancianos no deben considerarse una carga para la sociedad"
Doná a AICA.org

“Los ancianos no deben considerarse una carga para la sociedad, sino lo que realmente son: un recurso y un riqueza", afirmó hoy el papa Francisco al recibir a los miembros de la Asociación Nacional de Trabajadores de la Tercera Edad, con ocasión del 70º aniversario de su fundación.



“Los ancianos –dijo el Papa en su discurso- en buena condición de salud pueden ofrecer alguna hora de su tiempo para ocuparse de personas necesitadas, enriqueciéndose así también a sí mismos”.



En esta línea, el Santo Padre dijo que el voluntariado “es una experiencia que hace bien sea a quien la recibe, como también a quien lo hace. De hecho, el compromiso a favor de los otros permite contrarrestar la percepción de soledad, mejora la prestación cognitiva e incrementa el bienestar mental”.



En este contexto el pontífice afirmó que el comprometerse en el voluntariado promueve el llamado “envejecimiento activo” que contribuye a mejorar la calidad de vida.



Además, recordó que “el futuro de un pueblo supone necesariamente un diálogo y un encuentro entre ancianos y jóvenes para la construcción de una sociedad más justa, más bella, más solidaria y más cristiana”.



“Los jóvenes son la fuerza del camino de un pueblo y los ancianos revitalizan esta fuerza con memoria y sabiduría” dijo el Papa quien añadió que “la vejez es un tiempo de gracia en el cual el Señor nos renueva su llamada: nos llama a preservar y transmitir la fe, nos llama a rezar, especialmente a interceder; nos llama a estar al lado de quienes tienen necesidad”.



Por ello, el Santo Padre recordó que las personas ancianas en el plano social no deben ser consideradas “como un peso, sino por lo que son en verdad, es decir un recurso y una riqueza” porque “¡Son la memoria de un pueblo!”



“Estamos llamados a construir con tenacidad una sociedad diferente, más acogedora, más humana, más inclusiva, que no necesita descartar a los que son débiles en cuerpo y mente, de hecho, una sociedad que mide su propio ‘paso’ sobre estas personas”, advirtió el Papa.



En este sentido, Francisco agradeció a esta Asociación su trabajo en el campo de la promoción de las personas ancianas y los animó a ser en todo lugar “presencia alegre y sabia” porque “existe la necesidad de la sabiduría y de la experiencia de los ancianos para construir un mundo más respetuoso de los derechos de todos”. +