Viernes 7 de mayo de 2021

Las reliquias de fray Esquiú en Catamarca: "Oremos con insistencia por su beatificación"

  • 8 de octubre, 2018
  • San Fernando del Valle de Catamarca (AICA)
El jueves 4 de octubre, en el día de San Francisco de Asís y luego de recorrer el camino desde la cuidad de Córdoba, las reliquias de fray Mamerto Esquiú llegaron a la catedral Nuestra Señora del Valle y fueron entronizadas luego de la misa que presidió monseñor Luis Urbanc, obispo de Catamarca.
Doná a AICA.org
"Con esta misa llegamos a la cima de esta jornada transcurrida en la piedad fraternal. Hoy hemos renovado nuestra relación de hermanos con el venerable Mamerto Esquiú y entre nosotros, hijos como él de esta tierra bendecida por la especial presencia de María", aseguró monseñor Luis Urbanc, obispo de Catamarca, al recibir en la catedral Nuestra Señora del Valle las reliquias del fraile Esquiú.

El jueves 4 de octubre, en el día de San Francisco de Asís y luego de recorrer el camino desde la cuidad de Córdoba, las reliquias de Esquiú fueron entronizadas en la iglesia catedral, luego de un intenso recorrido que unió lugares estratégicos de su vida, como El Suncho, donde murió; Piedra Blanca, su tierra natal y el convento franciscano, donde se formó con el carisma del Pobre de Asís.

En este contexto, la comunidad catamarqueña pidió la gracia de su pronta beatificación y canonización, en tiempo de preparación para el Jubileo por los 400 años del hallazgo de la Imagen de la Patrona de Catamarca, que se celebrará en 2020.

Participaron de la celebración la gobernadora de la provincia de Catamarca, doctora Lucía Corpacci, y el intendente de Fray Mamerto Esquiú, doctor Guillermo Ferreyra, junto con miembros de sus respectivos gabinetes. La Banda de Música de la Policía de la Provincia acompañó con música la llegada de las reliquias a la catedral.

El rector del santuario, presbítero José Antonio Díaz, dirigió las palabras de bienvenida a la comunidad presente: "Querido padre y hermano Fray Mamerto, nos alegramos de recibir una porción del templo santo que es tu cuerpo consagrado en el bautismo", y recordó cuando el fraile Esquiú ayudó a proyectar la catedral, y fue en este mismo lugar donde en 1853 pronunció el Sermón de la Constitución.

"Este lugar es el corazón de nuestra diócesis, es tu casa porque es la casa de tu Madre a la que tantas veces acudiste para discernir tu destino y la voluntad del Señor, para saber qué decisiones debías tomar", manifestó.

Durante la homilía, monseñor Urbanc destacó: "¡De la mano de la Virgen del Valle, fuimos protagonistas de una fiesta centrada en la verdadera hermandad que procede de Jesús y une a sus discípulos de la tierra, del purgatorio y del cielo!". "Junto a San Francisco de Asís y al amparo de nuestra Madre celestial, de la mañana a la noche hemos elevado fervientes súplicas al Señor rogando por la pronta beatificación del venerable Esquiú", sostuvo.

[img]http://www.aica.org/subidas/4565.jpg[/img]
"En el curso de los siglos, muchos cristianos siguieron más de cerca los pasos del Señor y lo imitaron con mayor fidelidad. Creemos que entre ellos se cuenta el venerable Fray Mamerto Esquiú. Por eso nos unimos al sentimiento popular que lo considera un discípulo ejemplar de Jesús y pedimos su pronta beatificación. Sus reliquias nos mueven a orar con mayor instancia. Su misteriosa presencia nos impulsa a imitar su vida", agregó.

Animó a los presentes a culminar "esta fatigosa jornada uniéndonos a Jesús en el sacrificio y sacramento de la Eucaristía, y, en su nombre, demos gracias al Padre Eterno por el regalo para nuestra comunidad del precioso don de este venerable fraile, cuya palabra ilumina los siglos y cuya vida honra nuestra historia".

"Quiera el Señor multiplicar sus dones concediéndonos la gracia de la pronta beatificación del Padre Esquiú, para que nuestro pueblo encuentre un nuevo motivo de alegría, de unidad y de fraternidad", señaló.

Antes de impartir la bendición final, las reliquias fueron llevadas en procesión hasta el altar ubicado en una de las naves laterales de la catedral, donde quedaron expuestas a todos los fieles catamarqueños y peregrinos que lleguen a pedir su intercesión. +