Miércoles 20 de octubre de 2021

Las iglesias alemanas brindan ayuda a los afectados por las inundaciones

  • 20 de julio, 2021
  • Bonn (Alemania) (AICA)
Al menos 200 personas murieron, mientras que decenas de otras siguen desaparecidas después de que una lluvia récord provocó la ruptura de presas y el desbordamiento de ríos.
Doná a AICA.org

Las iglesias católicas alemanas ofrecieron apoyo espiritual y financiero a los sobrevivientes de las devastadoras inundaciones en dos regiones del país.

En las misas del 18 de julio, obispos, sacerdotes y feligreses oraron por los que murieron, los trabajadores de emergencia que continuaron despejando las calles llenas de barro y los residentes que buscaban rescatar lo que pudieran de las casas dañadas y destruidas, según informó la agencia de noticias católica alemana KNA.

Las autoridades registraron al menos 196 muertes el 19 de julio en el oeste y sur de Alemania, el este de Bélgica y partes de los Países Bajos y cientos de desaparecidos.

En una visita a la región el 18 de julio, la canciller alemana, Angela Merkel, calificó la catástrofe como el peor desastre natural en el país en 60 años.

El Papa Francisco reiteró su cercanía por las víctimas de las inundaciones en los tres países, pidiendo a Dios que reciba a los que murieron, consuele a los sobrevivientes y fortalezca a los rescatistas mientras se dirigía a la multitud en la Plaza de San Pedro en el Vaticano el 18 de julio.

Dos iglesias en Trier, una ciudad sobre el río Mosel en el oeste de Alemania que sufrió grandes daños, celebraron servicios de duelo.

“No puedo olvidar las fotos y las conversaciones de los últimos días”, dijo el obispo de Trier, monseñor Stephan Ackermann, quien había visitado el valle de Ahr, una de las áreas de graves inundaciones. Describió casas, calles y puentes destruidos y contó cómo hablaba con personas que se sentían indefensas y "fuera de sí".

También expresó su apoyo a los voluntarios que estaban ayudando a las víctimas.

“Mis pensamientos no pueden olvidar a los que murieron en las inundaciones. Somos y seguimos siendo vulnerables, incluso en el siglo XXI”, dijo.

Thorsten Latzel, jefe de la Iglesia Evangélica en la región del río Rin, informó sobre visitas a ciudades y pueblos donde los efectos de las inundaciones se estaban despejando gradualmente. La vida de muchas personas ahora se desarrolla entre los "escombros y basura en la calle", dijo.

El arzobispo de Colonia, cardenal Rainer Maria Woelki, también expresó su conmoción por la devastación.

“Donde los teléfonos todavía funcionaban, pude hablar con muchos sacerdotes y diáconos en las regiones afectadas”, dijo al sitio de noticias católico domradio.de. 

La arquidiócesis de Colonia estaba proporcionando 100.000 euros (118.000 dólares estadounidenses), así como refugio de emergencia.

En otra parte, el obispo de Aguisgrán, monseñor Helmut Dieser, se dirigió a las víctimas en una carta.

“El sufrimiento que golpeó a muchas personas, las imágenes de destrucción y muerte que ahora tenemos constantemente ante nuestros ojos, el silencio, el llanto, las noticias sin parar sobre las cosas horribles que le sucedieron a la gente aquí y allá - todo esto es perturbador, y es con un apego cercano que siento una profunda compasión”, escribió el obispo Dieser.

Antes de convertirse en obispo, se desempeñó como sacerdote en la región alrededor de Ahrweiler, una ciudad que fue especialmente afectada por las inundaciones. Mientras tanto, la diócesis de Aquisgrán creó un fondo de solidaridad para ayudar a los niños y las familias.

El arzobispo de Munich y Freising, cardenal Reinhard Marx, ofreció ayuda personal, así como la de la arquidiócesis, para aliviar la angustia de las inundaciones que alcanzaron la Alta Baviera en el sur de Alemania tras las fuertes lluvias del 18 de julio.

El padre Thomas Frauenlob, sacerdote de la ciudad de Berchtesgaden, cerca de la frontera con Austria, dijo a KNA que el cardenal había preguntado sobre la situación en la región, expresó su simpatía y agradeció a todos los trabajadores de emergencia. El cardenal también estaba preparado para viajar a la región para brindar apoyo pastoral, dijo el sacerdote.+