Sábado 22 de junio de 2024

La seguridad social debe ser justa y sostenible en el futuro, sostuvo Francisco

  • 3 de abril, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Sin el principio de solidaridad, el estado de bienestar tal como lo conocemos hoy está al borde del colapso, advirtió el Papa al Instituto de Seguridad Social italiano.
Doná a AICA.org

El papa Francisco recibió hoy, lunes 3 de abril, a unos 400 ejecutivos y empleados del Instituto Nacional de Seguridad Social de Italia (INPS) -que en 2023  está cumpliendo 125 años- y pidió políticas de seguridad social sostenibles, por el bien de las nuevas generaciones y de las venideras, al tiempo que denunció el “invierno demográfico " en Italia.

El Sucesor de San Pedro instó a los políticos italianos a hacer que la seguridad social sea económica y socialmente sostenible, teniendo en cuenta el bien común de las generaciones presentes y futuras.

“Necesitamos políticos sabios, guiados por el criterio de la fraternidad”, que eviten “desperdiciar los recursos cuando estén disponibles y dejar en serias dificultades a las generaciones futuras”, dijo.

El pontífice argentino señaló que la seguridad social es un “tema de actualidad” cada vez mayor, a medida que los aspectos económicos y sociales del envejecimiento demográfico se vuelven más significativos, mientras que la sociedad parece haber “perdido el horizonte”, sin preocupación por el futuro.

“Señales preocupantes en ese sentido”, dijo, “son la crisis ecológica y la deuda nacional, que se está poniendo sobre los hombros de hijos y nietos”.

“La sostenibilidad, en cambio, responde al principio de que es injusto imponer cargas irreversibles y demasiado pesadas a los jóvenes”, dijo el Papa, al señalar que la seguridad social es una forma de bienestar que mantiene “juntas a las diferentes generaciones”.

“Veo niños aquí, y me viene a la mente la expresión de un señor de casi 60 años, que ante el invierno demográfico italiano expresó: '¿Pero, quién va a pagar mi pensión?' No serán los perritos que la gente tiene en lugar de los niños".

Recordando que los trabajadores extranjeros que aún no tienen la ciudadanía italiana también contribuyen al sistema de pensiones italiano, el papa Francisco señaló que la seguridad social pública nos recuerda que "todo está conectado" y que somos interdependientes.

Los tres llamamientos al mundo del trabajo
El Papa hizo tres llamamientos al mundo del trabajo: el primero, decir no al trabajo en negro, porque "en un primer momento parece reportar beneficios económicos, pero a distancia no permite a las familias acceder al sistema de pensiones. El trabajo no declarado distorsiona el mercado laboral y expone a los trabajadores a formas de explotación e injusticia".

El segundo llamamiento fue el de no abusar del trabajo precario, "que repercute en las opciones vitales de los jóvenes y a veces los obliga a trabajar incluso cuando les fallan las fuerzas. La precariedad debe ser transitoria, no puede prolongarse en exceso; de lo contrario, acaba trayendo desconfianza a los jóvenes, aleja la entrada en el sistema de seguridad social y baja la natalidad".

Por último, llamó a que haya un trabajo digno, "que es siempre libre, creativo, participativo y solidario".

Al agradecer a los empleados del INPS por su trabajo de apoyo a los trabajadores y garantizar la asistencia a los desempleados, enfermos, heridos y ancianos, el Papa Francisco concluyó alentando a los responsables políticos a fomentar “la cultura del bien común, de la seguridad social y de la sostenibilidad, la cual -dijo- para ser económica, también debe ser social”.+