Miércoles 25 de mayo de 2022

La protección de los menores en la Iglesia es "un desafío urgente de nuestro tiempo", dijo el Papa

  • 17 de febrero, 2019
  • Ciudad del Vaticano
Después del rezo de la oración mariana del Ángelus, el papa Francisco exhortó hoy a los fieles congregados en la Plaza de San Pedro a orar por el encuentro que se llevará a cabo en el Vaticano, desde el jueves 21 al domingo 24 con los presidentes de todas las conferencias episcopales sobre el tema de la protección de menores en la Iglesia. "Te invito a orar por esta reunión, para que sea un acto de fuerte responsabilidad pastoral ante un desafío urgente de nuestro tiempo".
Doná a AICA.org
Después del rezo de la oración mariana del Ángelus, el papa Francisco exhortó hoy a los fieles congregados en la Plaza de San Pedro a orar por el encuentro que se llevará a cabo en el Vaticano, desde el jueves 21 al domingo 24 con los presidentes de todas las conferencias episcopales sobre el tema de la protección de menores en la Iglesia. "Te invito a orar por esta reunión, para que sea un acto de fuerte responsabilidad pastoral ante un desafío urgente de nuestro tiempo".




Las expectativas del Papa sobre la cumbre de los abusos
En su vuelo de regreso desde Panamá -tras participar en la Jornada Mundial de la Juventud-, el papa Francisco fue interrogado por los periodistas sobre sus expectativas o esperanzas para el encuentro de febrero con los presidentes de los episcopados del mundo. A lo que Santo Padre respondió:

"La idea de esto nació en el G9. Nosotros ahí veíamos que algunos obispos no entendían bien o no sabían qué hacer o hacían una cosa buena y otra equivocada. Sentimos la responsabilidad de dar una catequesis sobre este problema a las conferencias episcopales, y por eso se llama a los presidentes. Una catequesis que en primer lugar, se tome conciencia del drama".

¿Qué es un niño abusado? Yo recibo con regularidad a gente abusada. Recuerdo a uno, de 40 años que no podía rezar. Es terrible el sufrimiento. Primero, que sean conscientes de esto.

Segundo, que sepan qué se debe hacer, el procedimiento. Porque a veces el obispo no sabe qué hacer, es algo que creció muy fuerte pero no llegó a todos los ángulos, digamos así. Y después, que se hagan programas generales pero que lleguen a todas las conferencias episcopales. Qué tiene que hacer el obispo, qué cosa tiene que hacer el arzobispo, el metropolitano, qué cosa debe hacer el presidente de la conferencia, pero que sea claro. De tal manera que haya protocolos que sean claros. Esto es lo principal.

Pero antes del qué se debe hacer, es lo que he dicho antes, ser conscientes. Allí se hará oración, habrá algún testimonio para ayudar a tomar consciencia, y luego alguna liturgia penitencial para pedir perdón por toda la Iglesia. Están trabajando bien en la preparación de esto.

Yo me permito decir que percibo una expectativa inflada. Hace falta desinflar las expectativas a estos puntos que digo, porque el problema de los abusos continuará. Es un problema humano. Humano en todos lados. Leí estadísticas el otro día, de aquellas estadísticas que dicen que el 50% es denunciado, el 20% escuchado y disminuye. Y terminaba así: el 5% es condenado. Es terrible. Terrible.

Es un drama humano del que tenemos que tomar consciencia. Incluso nosotros, resolviendo el problema en la iglesia, pero tomando conciencia ayudaremos a resolverlo en la sociedad, en las familias. Donde la vergüenza hace encubrir todo y la víctima, y tantas otras cosas, no sé. Pero primero debemos tomar conciencia, tener los protocolos, y seguir adelante". +