Domingo 27 de noviembre de 2022

La Iglesia en Buenos Aires rezó a la espera de un nuevo pontífice

  • 13 de marzo, 2013
  • Buenos Aires (AICA)
La Iglesia en Buenos Aires se congregó para participar de una misa por la elección del Romano Pontífice, en la que monseñor Eduardo García, provicario general de la arquidiócesis, llamó a "preparar con docilidad el corazón" para recibir al sucesor de Benedicto XVI, y pedir "que sea igual a Jesús" y "que hable con las palabras del Padre", y anime a los sacerdotes a ser mensajeros del Evangelio. Desde las 10, la Renovación Carismática animó una vigilia de oración al Espíritu Santo. El programa continúa con una Hora Santa a cargo del área de Adultos de la Acción Católica de Buenos Aires, la Legión de María y la Liga de Madres de Familia.
Doná a AICA.org
La Iglesia en Buenos Aires se congregó este mediodía para participar de una misa por la elección del Romano Pontífice, en la que monseñor Eduardo García, obispo auxiliar y provicario general de la arquidiócesis, llamó a "preparar con docilidad el corazón" para recibir al sucesor de Benedicto XVI, y pedir "que sea igual a Jesús" y "que hable con las palabras del Padre", y anime a los sacerdotes a ser mensajeros del Evangelio.

Tras la liturgia de la Palabra, los fieles presentes en la catedral primada de Buenos Aires entonaron las Letanías de los Santos, pidiendo la intercesión de los justos sobre los cardenales que tienen el deber de elegir al 265º papa de la Iglesia Católica.

Desde las 10, la Renovación Carismática animó una vigilia silenciosa de oración al Espíritu Santo, y desde las 14, las invocaciones comunitarias. El programa de la jornada continúa, a las 16, con una Hora Santa a cargo del área de Adultos de la Acción Católica de Buenos Aires, la Legión de María y la Liga de Madres de Familia.

La oficina de prensa del arzobispado de Buenos Aires recordó que durante el tiempo de sede vacante, "la Iglesia está unida de modo particular con los pastores y especialmente con los cardenales electores del Sumo Pontífice, y pide a Dios un nuevo papa como don de su bondad y providencia".

"De esta manera ?agrega-, la elección del nuevo pontífice no será un hecho aislado del Pueblo de Dios que atañe sólo al Colegio de Cardenales, sino que en cierto sentido, será una acción de toda la Iglesia".

Siguiendo las enseñanzas de la constitución apostólica Universi Dominici Gregis, se recordó que toda la Iglesia se une en oraciones al Señor "para que ilumine a los electores y los haga tan concordes en su cometido que se alcance una pronta, unánime y fructuosa elección, como requiere la salvación de las almas y el bien de todo el Pueblo de Dios".+