Viernes 1 de marzo de 2024

Un obispo colombiano abogó por un cese unilateral del fuego en el Chocó

  • 20 de diciembre, 2022
  • Bogotá (Colombia) (AICA)
Para Navidad y Año Nuevo, Mons. Álvarez Gómez pidió "reconciliación, perdón y paz" a los distintos actores armados de la zona.
Doná a AICA.org

Un alto al fuego, sumado al"respeto a la vida y al cese de las extorsiones", es el llamamiento urgente del obispo de Ismina-Tadó (Colombia), monseñor Mario Álvarez Gómez, en nombre de toda la Iglesia Chocoana, a los diferentes grupos armados presentes en estos territorios, para que manifiesten su compromiso con la paz y, en una demostración concreta para esta Navidad y fin de año, hagan un cese unilateral al fuego.

En un comunicado titulado “Ni un muerto más”, la Iglesia católica en el Chocó manifestó que “un signo claro de sincera voluntad de paz debe manifestarse en el respeto a la vida, el cese a las extorsiones, la desaparición de las fronteras internas o barreras invisibles, y en la finalización del reclutamiento e instrumentalización de niños, adolescentes y jóvenes”.

Monseñor Mario Álvarez Gómez presentó en el mensaje un panorama sombrío de los padecimientos de la población durante el 2022, tanto en materia de violencia (180 asesinatos) como en el orden social, dados la pobreza y sufrimiento agravados por los desastres naturales.

Sumado a ello, señala la misiva, se observa el control de los distintos actores armados sobre los chocoanos y la insistencia de los gobiernos del orden local, departamental y nacional de seguir “insistiendo en atender una crisis humanitaria, social y ambiental con medidas militaristas, en lugar de atacar las verdaderas causas de la problemática chocoana, que tiene sus génesis en la histórica indiferencia del gobierno nacional”.

Se resaltó, además, que otros factores que han hecho del Chocó un territorio de pobreza son: “La ausencia de políticas públicas, la corrupción y la falta de medios y oportunidades para transformar, de manera sostenible, los inmensos recursos naturales que poseemos en bienestar”.

Por todo esto, se señaló también en el comunicado: “Alentamos, con inmensa esperanza, la disposición del Gobierno Nacional y del ELN de iniciar en nuestro territorio los alivios humanitarios que nos traigan sosiego y ánimo, para seguir la lucha por la paz”.

Igualmente, el diocesano convocó a los excombatientes de las FARC y a los tres poderes del Estado colombiano a ser fieles al cumplimiento e implementación del "Acuerdo Final de la Terminación del Conflicto y la Construcción de Paz Estable y Duradera". Finalmente, hizo un llamado al pueblo chocoano a no desfallecer y a seguir aportando entre todos para la construcción de un nuevo departamento, “teniendo en cuenta el respeto a la diferencia, el rescate de valores, la equidad, la reconciliación, el perdón y la paz, para que todos podamos vivir con dignidad en nuestros territorios”.+