Miércoles 19 de junio de 2024

"La guerra lo destruye todo", lamenta el papa Francisco

  • 25 de febrero, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
En el primer aniversario del conflicto entre Ucrania y Rusia, el sucesor de Pedro asistió a la proyección en el Vaticano del documental "Libertad en llamas " del director Evgeny Afineevsky.
Doná a AICA.org

“¿Por qué no podemos vivir en paz?" Es una pregunta desgarradora en su ingenuidad la que, con voz conmovedora, una joven ucraniana plantea al Papa, a la Iglesia y al mundo en el documental "Libertad en llamas: la lucha de Ucrania por la libertad".

La obra, promovida por el director Evgeny Afineevsky, se proyectó el viernes por la tarde en el Vaticano, en el día que marca el dramático aniversario de lo que Francisco calificó de guerra “absurda”.

El sucesor de Pedro asistió a la proyección desde la última fila y luego saludó a algunos de los protagonistas del documental. Entre ellos, Anya Zaitseva, esposa de un soldado capturado, sentada a la derecha del pontífice, sosteniendo en brazos al pequeño Svyatoslav, de dieciséis meses, que jugaba con el bastón papal durante la proyección.

Francisco también quiso saludar a las 240 personas presentes en la proyección: personas necesitadas, refugiados y miembros de la comunidad ucraniana en Roma, invitados por el director. Estuvieron acompañados - informa la Sala de Prensa de la Santa Sede - por representantes de asociaciones que los apoyan y por el cardenal capellán Konrad Krajewski.

Dando su bendición a todos los presentes, el obispo de Roma les pidió que rezaran juntos al final del documental. "¡Recemos!" dijo en inglés, visiblemente conmovido por la película.

Francisco también habló de la destrucción en la oración recitada con los presentes, en la que pidió al Señor que sanara a la humanidad del río de odio que alimenta la guerra: "Cuando Dios creó al hombre, dijo: toma la tierra, hazla crecer, embellece. El espíritu de la guerra es todo lo contrario: destruir, destruir”.

De ahí una oración al “Padre Santo que estás en los cielos”: “mira nuestras miserias, mira nuestras heridas, mira nuestro dolor, mira también nuestro egoísmo, nuestros bajos intereses y la capacidad de destrucción que tenemos. Sana -continúa Francisco- nuestros corazones, sana nuestras mentes, sana nuestros ojos para que vean la belleza que has hecho y no la destruyas por egoísmo. Siembra en nosotros la semilla de la paz”.+