Lunes 16 de mayo de 2022

La diócesis de Quilmes celebró sus fiestas patronales

  • 9 de diciembre, 2021
  • Quilmes (Buenos Aires) (AICA)
La misa central fue presidida por monseñor Tissera en la iglesia catedral y continuó con una procesión alrededor de la plaza San Martín.
Doná a AICA.org

El 8 de diciembre la diócesis de Quilmes festejó la solemnidad de su patrona, la Inmaculada Concepción de María. La misa central se realizó por la tarde en la iglesia catedral, y fue presidida por el obispo diocesano, monseñor Carlos José Tissera

Durante la mañana, monseñor Tissera celebró en Villa Hudson, Florencio Varela, junto a la Virgen de Caacupé.

“En la Argentina, la presencia de María fue acompañando a los cristianos, manifestándose de tantas maneras. También en nuestros pueblos hermanos como Paraguay, Brasil, Uruguay, Bolivia y Chile”, señaló el obispo.

Además, recordó que “después de transitar caminos muy dolorosos, nos sentimos hermanados a tantos hermanos de esta diócesis, de toda la Argentina y del mundo entero, para agradecer a María su permanente presencia maternal. Ella es salud de los enfermos, consuelo de los afligidos, refugio de los pecadores”.

En ese sentido, monseñor Tissera destacó que en María “Dios cumple con la promesa hecha apenas el primer hombre y la primera mujer rompieron la amistad con Dios, en el paraíso. El plan maravilloso de Dios se trastocó. Pero Él respondió con más amor”. 

Y agregó: “El ángel saluda a María reconociéndola ‘llena de gracia’, amada, favorecida. No tiene méritos. Es amada gratuitamente, por iniciativa de Dios. Elegida con el mismo favor con que Dios había elegido al pueblo de la primera alianza. Ahora ella está llamada a abrir un nuevo camino al pueblo de Dios. El hijo que nacerá de ella no tiene padre terrenal, no tendrá ningún modelo humano. Será Dios su padre, como en la primera creación cuando Adán salió de las manos de Dios, animado por su Espíritu”.

“Él quiso que fuera concebida sin pecado original, para que sea la Madre de Jesús. Y Jesús, dando su vida en la cruz por nosotros, nos la entregó como Madre”.

Al terminar la misa, se realizó una procesión alrededor de la plaza San Martín, acompañada por el prelado y muchos feligreses que se acercaron a saludar a María.+