Jueves 13 de junio de 2024

La diócesis de Oberá se consagra al Espíritu Santo

  • 16 de mayo, 2024
  • Oberá (Misiones) (AICA)
Lo hará este fin de semana el obispo local, Mons. Damián Bitan, en la vigilia y las misas por la solemnidad de Pentecostés. El prelado invitó a difundir la oración de consagración.
Doná a AICA.org

El obispo de Oberá, monseñor Damián Bitar, presentó el texto de la oración de consagración de la diócesis al Espíritu Santo.

La oración se rezará en la celebración de la vigilia de Pentecostés, y en las misas del sábado 18 y domingo 19, fecha de la solemnidad.

A quienes por diversas circunstancias no puedan participar de la Eucaristía de Pentecostés, monseñor Bitar invita a unirse en oración desde sus casas, hospitales o el lugar donde se encuentren.

“Rogamos difundir el texto de oración de consagración entre familiares, amigos, contactos y redes sociales”, sugirió el prelado.

La consagración  de la diócesis al Espíritu Santo se produce en el marco del Año Jubilar diocesano por los 15 años de la vida diocesana de esa jurisdicción eclesiástica, cuya celebración principal está prevista para el 13 de junio próximo, fiesta de San Antonio de Padua.

Oración de consagración
¡Ven Espíritu Santo! Recrea nuestros corazones con tu divina gracia y enciéndelos en el fuego de tu amor.

¡Ven Espíritu Santo! y unge con una poderosa efusión de tus divinos dones a la Iglesia Diocesana de Oberá, para que vivamos un continuo Pentecostés.

¡Ven a iluminar todas nuestras realidades! y ayúdanos a ser testigos de la Misericordia y de la Verdad.

Espíritu de Amor eterno, que procedes del Padre y del Hijo, ¡Ven sobre nuestros consagrados!, regálales un nuevo ardor y pasión por el anuncio del Evangelio. ¡Ven sobre nuestras familias! Acrecienta en ellas la fe, la ternura y la unidad. Haz que sean manantial de santas vocaciones sacerdotales y religiosas.

¡Ven, fuente de caridad divina!, infunde en nuestros corazones el deseo de santidad y de comunión fraterna. ¡Ven! y cólmanos con la plenitud de tus dones para que seamos una Iglesia llena de ardor misionero.

Haznos capaces de abrazar a todos y recibir la vida como viene, siendo cercanos y compasivos con los más pobres, débiles y sufrientes, ofreciendo la Vida abundante que procede de Ti.

¡Ven, Espíritu Santo!, Tú que eres el Alma y sostén de la Iglesia, haz que la riqueza de los carismas y la diversidad de ministerios contribuya a la edificación del Cuerpo de Cristo.

¡Guía a la Iglesia Diocesana de Oberá por senderos de comunión, participación y misión!

Nos consagramos a ti Espíritu Santo, que, con el Padre y el Hijo, recibes la misma adoración y gloria.

Por los siglos de los siglos.+