Martes 30 de noviembre de 2021

La diócesis de Avellaneda-Lanús celebró a su patrona secundaria Santa Teresa

  • 16 de octubre, 2021
  • Lanús (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Avellaneda-Lanús, Mons. Marcelo Margni, presidió en Lanús la fiesta de Santa Teresa, patrona secundaria de la diócesis.
Doná a AICA.org

Con el lema “Caminemos juntos, con Santa Teresa vamos a Jesús”, y con la presencia del clero diocesano, religiosas, religiosos, seminaristas y una gran cantidad de fieles, el flamante obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Marcelo Julián Margni, presidió el 15 de octubre su primera fiesta patronal de Santa Teresa de Jesús, en la parroquia San Judas Tadeo, de la ciudad de Lanús, donde se venera la imagen de la patrona secundaria de la diócesis y patrona del partido de Lanús.

Se trata de una tradición muy arraigada en el pueblo lanusense que, debido a la pandemia del coronavirus no se pudo realizar con presencialidad durante dos años.

Desde las 17.30 del viernes 15 delegaciones parroquiales, de colegios e instituciones varias, llegaron a la capilla Santa Teresa, ubicada en la intersección de las calles Doctor Melo y Llavallol, de donde partieron, a las 18.30, en procesión por distintas calles del barrio, completando un amplio recorrido por la zona conocida como “lanusita”. Acompañaron todo el trayecto y participaron de la Eucaristía el intendente de Lanús, Néstor Grindetti y la directora de cultos del municipio, Norma Lozano, entre otros funcionarios locales.

La parroquia San Judas Tadeo, de la que depende la capilla, lucía las ornamentaciones del caso, el equipo de difusión, el coro diocesano y la alegría contagiosa de sus integrantes.

Por su parte el municipio de Lanús, con el servicio de tránsito cortando las calles y facilitando el paso de los fieles, una banda musical y los bomberos zonales, hicieron de la procesión un momento agradable, tanto para los fieles como para los vecinos que, desde los balcones, saludaban el paso de la imagen de Santa Teresa. En su andar monseñor Margni bendijo esas muestras de cariño y devoción.

La llegada a la parroquia se efectuó en medio del ulular de las sirenas de los bomberos voluntarios y cánticos religiosos. Tras el canto del Himno Nacional Argentino, acompañado por la banda municipal, la procesión ingresó al templo iluminado y adornado como en sus mejores galas.

En su homilía, al referirse al tiempo vivido, monseñor Margni enfatizó: “¡Qué duros han sido estos largos meses de pandemia! ¡Cómo nos ha enfermado también el miedo, la incertidumbre y la desesperanza…! Por eso es bueno encontrarse en esta oportunidad, volver a reconocernos y procurar fortalecernos en nuestro servicio de cercanía y cuidado, de solidaridad y presencia", al tiempo que un sonoro aplauso llenaba la nave central del templo, cuando renovaron sus promesas las religiosas y religiosos de la diócesis.

Al finalizar, con mucha emoción el pueblo cantó la oración de Santa Teresa: “Nada te turbe; nada te espante; todo se pasa; Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza. Quien a Dios tiene, nada le falta. Solo Dios basta.”

Caminemos juntos, con Santa Teresa vamos a Jesús
"Desde la fundación de lo que es hoy nuestra ciudad y nuestro partido de Lanús, santa Teresa de Ávila ha sido protectora e inspiración. A la luz de su testimonio de santidad, nos reunimos hoy en su fiesta. La patrona de esta ciudad y segunda patrona de la diócesis de Avellaneda-Lanús ilumina con su sabiduría el camino hacia Jesús. Por eso este año hemos querido celebrar la fiesta bajo el lema: “Caminemos juntos, con Santa Teresa vamos a Jesús”, comenzó su homilía monseñor Margni.

El “Caminemos Juntos” -agregó- es una clara referencia a este especial tiempo de sinodalidad en la Iglesia. El papa Francisco dio inicio, el fin de semana pasado, a un proceso sinodal de la Iglesia y nosotros lo haremos en la iglesia diiocesana el domingo 17 a las 11 en la parroquia San Juan María Vianey. Se trata de un camino que nos orienta hacia el Sínodo de Obispos de 2023. Queremos abrirnos a la acción del Espíritu, y esperamos que él nos guie y nos dé la gracia para crecer en comunión, para escucharnos recíprocamente y para comenzar un discernimiento en nuestro tiempo, en solidaridad con las fatigas y los deseos de la humanidad".

"El Sínodo -explicó- es un momento eclesial, y el principal protagonista del Sínodo es el Espíritu Santo. Si no está el Espíritu, no habrá Sínodo, no habrá asamblea eclesial posible, no habrá camino común, ni comunión, ni participación, ni misión. Por eso el primer paso en nuestro caminar juntos es implorar la presencia del Espíritu: “Ven Espíritu Santo”.

“Nada te turbe…”
"Este tiempo -prosiguió el prelado- nos va enseñando que el futuro del cristianismo depende de una espiritualidad que sea capaz de hacernos experimentar una vida plena en el amor. El cristianismo está llamado a profundizar en su identidad mística, esa fuerza vital que da sabiduría y fuerza. Por eso nos ilumina hoy más que nunca el testimonio de la sabia doctora de Ávila, quien supo encontrar en el profundo amor a Dios el camino de la felicidad y la plenitud. Una vida espiritual honda y madura nos ayudará a reconstruirnos después de la pandemia. Por eso invito a todas las generaciones, a todos los sectores, a tomarnos en serio nuestra vocación de discípulos de Jesús en una vida espiritual que se traduzca en frutos de servicio y fraternidad.

De Santa Teresa hemos aprendido a decir:

Nada te turbe;
nada te espante;
todo se pasa;
Dios no se muda,
la paciencia
todo lo alcanza.
Quien a Dios tiene,
nada le falta.
Solo Dios basta.

Escuchamos estos consejos de Teresa en estos tiempos de modo especial, y pedimos a Dios la paciencia activa y la esperanza serena que nos permitan experimentar este caminar juntos como una invitación a la participación, al servicio, a la comunión.

Monseñor Margni concluyó su homilía diciendo: "Es mi primera fiesta de santa Teresa entre ustedes y ahora, en el querido territorio de Lanús, vuelvo a decirles lo que dije en el inicio de mi ministerio: Para hacer juntos este camino vengo a estar entre ustedes como el que sirve. Cuento con ustedes. Cuenten conmigo.+

» Texto completo de la homilía