Viernes 7 de octubre de 2022

La comunidad lomense dio el último adiós al director espiritual del Seminario

  • 12 de julio, 2022
  • Luis Guillón (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones SJ, presidió las exequias y destacó las huellas que el presbítero Miguel Mangini dejó marcadas en los que pasaron por la casa de formación.
Doná a AICA.org

El obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Rubén Lugones SJ, presidió este martes la misa de exequias por el presbítero Miguel Mangini, director espiritual del Seminario “De la Santa Cruz”, fallecido en la madrugada del domingo a sus 90 años.

La Eucarística tuvo lugar en la capilla Nuestra Señora de la Paz del convento carmelita de Luis Guillón y fue concelebrada por el obispo auxiliar, monseñor Ignacio Damián Medina; el vicario general de la diócesis, presbítero Hugo Barrios; el rector del Seminario, presbítero Daniel Bossio, y predecesores en la función; el formador, presbítero Andrés Vallejos, y los sacerdotes presentes.

Monseñor Lugones agradeció al padre Mangini la “pertenencia” a la Iglesia diocesana, que marcó la “identidad” de varias generaciones de sacerdotes, desde su ministerio de moderador, director espiritual y referente del Seminario.

Valoró, en este sentido, “la pertenencia del clero a esta diócesis, que es fundamental para nuestra fraternidad presbiteral, lo que el padre Miguel sembró y hoy leímos en el Evangelio”.

Al término de la misa, los restos mortales del padre Mangini fueron sepultados en el cementerio sacerdotal ubicado en el predio de la casa de ejercicios Nuestra Señora de Guadalupe, que está contiguo al carmelo.    

En la homilía, el padre Vallejos contó cómo fueron las últimas horas de vida del padre Mangini y dijo que “en medio de estos tiempos difíciles necesitamos contar con estos hombres de Dios como el padre Miguel, que nos sostengan con su fe y enardezcan nuestra esperanza”.

Por su parte, el presbítero Mario Inchauspe, párroco de Nuestra Señora de Luján (Longchamps) y antiguo rector del Seminario, leyó el testamento espiritual del sacerdote fallecido.

Nacido el 19 de noviembre de 1931, el padre Mangini fue ordenado sacerdote el 18 de diciembre de 1971 por el entonces obispo diocesano, monseñor Alejandro Schell, en la capilla de la casa de ejercicios “San José" (José Mármol).

Tras su ordenación fue vicario parroquial de Inmaculada Concepción (Monte Grande), párroco de Nuestra Señora de Fátima (Temperley), párroco de Santa Maria Goretti (Temperley) junto al presbítero Eliseo Gaggero, y párroco de Inmaculada Concepción (Burzaco); en el Seminario diocesano, donde fue uno de los impulsores de su creación, primero fue Moderador y luego, director espiritual, tarea que desempeñó hasta su  muerte. En diciembre del año pasado, conmemoró sus Bodas de Oro sacerdotales con una misa en el Seminario.

Más información en www.eclesia.info y redes sociales.+