Lunes 20 de mayo de 2024

La comunidad diocesana de Goya rezó por la santificación del pueblo argentino

  • 2 de noviembre, 2023
  • Goya (Corrientes) (AICA)
La misa fue celebrada por el obispo emérito de Goya, Mons. Ricardo Faifer, con motivo de la 27° jornada Nacional de Oración y en la solemnidad de Todos los Santos.
Doná a AICA.org

El obispo emérito de Goya, monseñor Ricardo Faifer, en la solemnidad de Todos los Santos y en la 27° Jornada Nacional de Oración, celebró la Eucaristía en la catedral, junto a las comunidades parroquiales rezó por la santificación del pueblo argentino y la glorificación de sus siervos de Dios. 

En la misa con motivo de la Jornada, -que este año fue acompañada por el lema "Los santos, faros que iluminan caminos"-, monseñor Faifer destacó que la Iglesia en su sabiduría materna “nos propone esta celebración, que nos llena de consuelo, esperanza y alegría: celebramos a todos los hermanos nuestros los santos, que son amigos de Dios y amigos nuestros”.

El prelado valoró además que en el Credo “afirmamos que nosotros creemos en la comunión de los santos”, que significa que “todos hemos sido santificados por la gracia redentora del Señor Jesús y estamos profundamente unidos, en una comunión muy honda y muy grande en la vida de Dios participada en nosotros”. “Estamos unidos con los que ya están en el cielo”, agregó.

Además, aseguró que: “Los santos, ya están con el Señor, habiendo terminado la peregrinación de esta vida y a ellos la Iglesia los rescata como dones especiales de Dios y nos propone al pueblo de Dios como modelos de seguimiento del Señor e intercesores nuestros ante el Señor”.

Recordó que en la Argentina el Señor “nos regaló santos muy significativos”, al hacer referencia a la canonización de Artémides Zatti. Además del salesiano "enfermero de los pobres", son santos, el religioso Héctor Valdivieso Saénz, el sacerdote José Gabriel Brochero, la religiosa Santa Nazaria Ignacia March y la futura Mama Antula.

“Para nosotros peregrinos estos hermanos nuestros nos despiertan la esperanza y la alegría. Ellos tuvieron la gracia del Señor” afirmó, al tiempo que subrayó que el Señor “no abandona a sus hijos y apoyados en él todos nosotros estamos llamados a la santidad de vida. Todos nosotros somos santos por la gracia bautismal”.

“Dejemos que el Señor realice su obra, conforme al proyecto que tiene Dios sobre cada uno de nosotros, haciendo extraordinariamente bien todas las cosas ordinarias”, manifestó.

El obispo concluyó su homilía recordando las expresiones del Papa Francisco: “Me gusta ver la santidad en el pueblo de Dios paciente: a los padres que crían con tanto amor a sus hijos, en esos hombres y mujeres que trabajan para llevar el pan a su casa, en los enfermos, en las religiosas ancianas que siguen sonriendo. En esta constancia para seguir adelante día a día, veo la santidad de la Iglesia militante. Esa es muchas veces la santidad ‘de la puerta de al lado’, de aquellos que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios, o, para usar otra expresión, ‘la clase media de la santidad’ .+