Sábado 25 de septiembre de 2021

La comunidad de Añatuya celebró a la Virgen de Huachana

  • 2 de agosto, 2021
  • Huachana (Santiago del Estero) (AICA)
Sin presencia de peregrinos pero con el fervor de cada año, se llevaron a cabo en Añatuya los festejos en honor de la Virgen de Huachana. El Papa se hizo presente mediante una carta.
Doná a AICA.org

La comunidad de Añatuya celebró el 31 de julio la fiesta en honor de la Virgen de Huachana, en la localidad que lleva su nombre, del departamento de Alberdi, Santiago del Estero.

Luego de la procesión con la imagen de la Virgen, se celebró la misa central, presidida por el obispo de Añatuya, monseñor José Luis Corral SVD, que fue ocasión para la renovación de la alianza con la Virgen que los fieles realizan cada año afirmando "Tú eres nuestra, y nosotros somos tuyos". A la celebración asistieron sólo los fieles del lugar, debido a la situación sanitaria. Fue transmitida por las redes sociales. 

En su homilía, monseñor Corral se centró en el relato evangélico de las Bodas de Caná, cuyo trasfondo “hace alusión a la esperanza escatológica del pueblo de Israel que quiere celebrar su plenitud, llegar al tiempo de bodas eternas, al banquete definitivo”. 

“Estamos invitados a ser personas para la fiesta del amor, para la alegría, para la amistad y la solidaridad”, afirmó y añadió: “Podemos generar espacios donde sea posible expresar el cariño y la cercanía para que surja lo mejor de nosotros mismos”.

En ese marco, se refirió a la “presencia amorosa y solícita de la Madre”, que comparte nuestros dolores, nuestras fatigas y nuestros sueños. En Caná, destacó el obispo, María “refleja la actitud de estar donde se necesita”.

“Ella aún sin que se lo piden actúa, conoce lo que nos pasa, solo con su mirada reconoce nuestra situación y lo que necesitamos. Cuando la Madre aparece, nunca pregunta lo que está pasando, sino que se muestra situada en la realidad, vigilante y solícita”. 

En ese sentido, sostuvo: “María nos enseña a estar presente, estar plenamente donde estamos, bien situados, colocados en la posición correspondiente y así no nos descolocamos y desubicamos, estar atentos y con los ojos bien abiertos y el corazón pronto, estar donde debemos y se espera que estemos”.

Más adelante en su homilía, el prelado advirtió sobre la tentación de darnos por derrotados. “Estamos llamados a ser personas-cántaros para dejarnos colmar de Dios que desde Jesús se nos ofrece como fuente de agua viva. ¡No nos dejemos robar la esperanza! Es hora de recobrar la esperanza, avivar y alentar la esperanza con nuestro deseo de transformar toda carencia en plenitud, sabiendo que el mejor vino está por venir”.

Finalmente, llamó a ser “servidores del plan de Dios, servidores de los hermanos”, y a “ponernos a su disposición como sirvientes para llenar las tinajas vacías” que nos hablan de muchos vacíos: “de amor, de cariño, de amistad, de reconocimiento; vacíos de palabras, miradas, abrazos, cercanías; vacíos de sentido de la vida, de proyectos, de horizontes; vacíos de dignidad y de derechos, de responsabilidad y compromiso; vacíos de valores y maestros, de referencias y testigos; vacíos de bienestar y ansias de libertad; vacíos de todo aquello que nos falta para ser plenos, felices, íntegros”. 

“Con María queremos que muchos prueben el vino mejor, el vino bueno y nuevo, el mensaje de Dios, el Evangelio, su proyecto de vida que hay que llevarlo y repartirlo para hacerlo gesto, anuncio, vida del Reino ya presente en medio nuestro”, alentó monseñor Corral, y exhortó a que esa sea la acción de la Iglesia: “Ofrecer el vino nuevo para que el mensaje de Jesús sea sal, luz, levadura; presencia cercana a los pequeños y pobres, defensora de los vulnerables y de los que no tienen derecho a tener derechos”. 

“Le pedimos a María el poder saborear la alegría del Reino, ser servidores de los hermanos, estar cerca de quien nos necesita y hacer posible que la fiesta se celebre y no se acabe. Vino Nuevo, novedad profética del anuncio gozoso y burbujeante del Evangelio que recibimos por la mediación de María que aumenta nuestra fe y esperanza; expulsa los miedos, desconfianzas y dudas; ahuyenta las desilusiones y no da lugar al desencanto”, rezó.

Durante la misa, fueron bendecidas dos réplicas auténticas, una para el obispado y otra para la parroquia Señor de Mailín y Cura Brochero, donde funciona el Hogar de Cristo.

La carta del Papa
El papa Francisco se hizo presente en la celebración con una carta enviada a los peregrinos, en la que expresó su bendición para "este día de gracia".

“Sé que estuvieron realizando la novena, este año otra vez de manera virtual. De una forma u otra, cuando peregrinamos nos ponemos en camino para encontrarnos con nuestra Madre. Y como siempre, caminando juntos como pueblo", expresó el Santo Padre.

"Como el lema que los acompañó este año: 'Caminando juntos, renace la esperanza de nuestro Pueblo'.  Esa esperanza que en estos tiempos pareciera ser difícil de recuperar. Por eso nos hace bien peregrinar a Huachana. Allí, cuando miramos a María, y la contemplamos cerca de Jesús y de cada uno de nosotros, renace la esperanza”, afirmó.

"Rezo por todos ustedes, especialmente por los que más sufren. Que Dios los bendiga en esta fiesta. Les agradezco su cariño en este tiempo y sus oraciones. No dejen de rezar por mí, un abrazo", concluyó.+