Lunes 14 de junio de 2021

Jesuitas anhelan que el Papa visite España por el Año Ignaciano

  • 14 de mayo, 2021
  • Madrid (España) (AICA)
"Esperamos que sea posible", expresó el provincial de los jesuitas en la presentación en Madrid de los actos por el 500° aniversario de la conversión de San Ignacio.
Doná a AICA.org

“Nosotros hemos pedido la visita del Papa a través de la Conferencia Episcopal Española, que lo ha transmitido a Francisco, porque quieren que venga. Desde ahí no sabemos más. Es relación entre Estados, de España y la Santa Sede. Esperamos que pueda ser posible. Estamos esperando noticias del Vaticano”, dijo el superior provincial de los jesuitas, padre Antonio España SJ, al ser consultado por Vida Nueva sobre la posibilidad de que el pontífice visite España con motivo del Año Ignaciano.

La Compañía de Jesús presentó en Madrid el 500 aniversario de la conversión de San Ignacio. Durante el acto, el provincial, sobre el posible viaje del Papa, especuló con que podría visitar Loyola, Manresa y Santiago, pues se aprovecharía tanto las efemérides relacionadas con el fundador como el Xacobeo. Además, puntualizó que en el verano de 2022 hay Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Lisboa, Portugal, y Francisco estaría muy cerca de España.

El quinto centenario de la conversión de San Ignacio (Ignatius500) es visto por los jesuitas como un acontecimiento para celebrar la espiritualidad ignaciana. Se extenderá desde el 20 de mayo de 2021, aniversario de la herida sufrida por Íñigo de Loyola en Pamplona y que fue el detonante de su conversión, y el 31 de julio de 2022, festividad de San Ignacio.

“No celebramos ni el nacimiento, ni el fallecimiento de Ignacio de Loyola, sino -precisó el provincial- la transformación de su mirada, de su ser, de su forma de cuidar y de su forma de vivir, a la que llamamos conversión”, ocurrida entre mayo de 1521 y febrero de 1523 en Loyola, en Manresa y en el camino entre ambas localidades, tras caer herido en Pamplona en una batalla entre Castilla y Francia por el trono de Navarra.

“Este contratiempo golpeó su vida de forma momentánea como a tantos heridos de la Historia. Sin embargo, de ahí salió un proceso paulatino de cambio, de transformación y superación”, señaló. Esta transformación, España la lee en cuatro claves: una herida curada, un camino espiritual, una experiencia integral y un ser abierto.

El recorrido y camino ignaciano
El provincial detalló que el recorrido de San Ignacio se desarrolla en varias dimensiones actualizadas: los ejercicios espirituales online, los 10 años de ‘Rezando Voy’, las propuestas de profundización para jóvenes de ‘MAG+S’, el inicio del sistema de Entorno Seguro, el proyecto ecológico Casa Ana Leal, la primera campaña de provincia (‘#Seguimos’), la red de pisos de hospitalidad, el trabajo de Entreculturas o Alboan, y la respuesta ante la pandemia de universidades y colegios jesuitas.

El padre España invitó a hacer el Camino Ignaciano, al recordar que “la conversión es un proceso constante y necesitamos crecer para hacer presente hoy el Evangelio en una sociedad en la que lo religioso está fuera del mapa más allá de Cáritas u otras iniciativas”.

“Estamos invitados a hacer un camino espiritual profundo y no superficial aceptando la diversidad de la propia vida y abriéndonos a un mundo que sigue sorprendiéndonos y cambiando”, añadió.

Por su parte, Abel Toraño, coordinador del Año Ignaciano, detalló que la comisión que trabaja desde hace dos años en este aniversario se planteó desde el principio las motivaciones que movieron a San Ignacio: “¿Qué experiencia le movió a atender de una manera cercana a niños que vivían en la calle, a abrir una casa a mujeres que vivían en situación de abuso, a enviar a compañeros a todo tipo de misiones…?”.

“No es qué hizo, sino qué le movió por dentro. Y nos encontramos que justo al comienzo hay una herida, es un hombre con ideales que cae herido. Hoy la sociedad también está herida. Lo que va a vivir Ignacio es que aún herido, sintió que no era abandonado. Y en ese sentirse acompañado, va a vivir en la herida una posibilidad de camino y de encuentro”, afirmó.

La apertura del Año Ignaciano tendrá lugar el 20 mayo con una misa en Pamplona presidida por el arzobispo de Pamplona, monseñor Francisco Pérez, y concelebrada por el prepósito general, padre Arturo Sosa SJ. Más tarde, el 31 de julio, será la apertura de la puerta santa de Manresa. El 12 de marzo, fecha en la que la Iglesia canonizó a San Ignacio junto a Teresa de Ávila, Isidro Labrador o Felipe Neri, entre otros, se celebrará una misa en Roma presidida por el papa Francisco. Así, la clausura en Loyola será el 31 de julio de 2022.

Debido a las limitaciones por la pandemia, algunas de las citas previstas se trasladarán de fecha o se convocarán de forma online, pero la Compañía confía en que el próximo curso pueda desarrollarse la agenda prevista con mayor normalidad.+