Sábado 23 de octubre de 2021

Inundaciones: Mons. Macín invita a triduo de oración por los damnificados

  • 18 de enero, 2019
  • Reconquista (Santa Fe) (AICA)
El obispo de Reconquista, monseñor Ángel José Macín, invitó a la comunidad diocesana a realizar un triduo de oración este fin de semana (viernes 18, sábado 19 y domingo 20), por los damnificados por las inundaciones que dejó el temporal en la zona del litoral argentino. Destacó las expresiones de solidaridad, y la fortaleza y espíritu de sacrificio de las personas afectadas.
Doná a AICA.org
El obispo de Reconquista, monseñor Ángel José Macín, invitó a la comunidad diocesana a realizar un triduo de oración este fin de semana (viernes 18, sábado 19 y domingo 20), por los damnificados por las inundaciones que dejó el temporal en la zona del litoral argentino.

En un comunicado, el prelado sugiere hacerlo "en comunidad, antes de la misa o celebración de la Palabra, sea reuniéndose en grupos de familias, sea personalmente".

"Muchas personas e instituciones, una vez más, han expresado su solidaridad, de diferentes maneras. Otras, afectadas directamente por las aguas, han mostrado su fortaleza y espíritu de sacrificio. Me consta, además, que no son pocos los que encuentran su fuente de consuelo y esperanza en la fe", destacó.



Texto del comunicado
Hace ya algunas semanas que en toda la zona del litoral estamos padeciendo las consecuencias de un clima adverso, con abundantes lluvias y todas las complicaciones y sufrimientos que esta situación provoca.

Muchas personas e instituciones, una vez más, han expresado su solidaridad, de diferentes maneras. Otras, afectadas directamente por las aguas, han mostrado su fortaleza y espíritu de sacrificio. Me consta, además, que no son pocos los que encuentran su fuente de consuelo y esperanza en la fe.

Por eso, invito a todos los fieles de la Diócesis de Reconquista, a hacer un triduo de oración durante el fin de fin de semana (Viernes 18, sábado 19 y Domingo 20), sea en comunidad, antes de la Misa o Celebración de la Palabra, sea reuniéndose en grupos de familias, sea personalmente.

Mi sugerencia es que recemos el Santo Rosario, como lo hacían nuestros mayores, pidiendo a la Virgen de Itatí, cuya imagen peregrina está recorriendo nuestra diócesis, un clima más benigno y la fortaleza para los campesinos y ganaderos, el consuelo y la esperanza para la gente de los barrios que han perdido parte de sus pertenencias, y ánimo para quienes están evacuados o sobreviven con el agua y el barro en sus casas.

Cualquier otra iniciativa, como un momento de adoración al Santísimo, una visita a Jesús Sacramentado, o una vela encendida, tiene su valor. Además, animo a las comunidades a ser creativos, uniendo oración con solidaridad. Cualquier otra sugerencia en bien de los demás será bienvenida.

Hoy podemos predecir con más precisión si continuará o no este fenómeno, y cuáles serán las consecuencias, generando imperceptiblemente una actitud pasiva o de resignación. Sin embargo, este conocimiento no tiene que ir en detrimento de nuestra fe y nuestra esperanza, porque sabemos que "para Dios, nada es imposible" (Lc 1,37).
+