Lunes 25 de octubre de 2021

Indonesia: La Iglesia movilizada en ayuda a los afectados por el terremoto y el tsunami

  • 3 de octubre, 2018
  • Palu (Indonesia)
A raíz del violento terremoto que el pasado 28 de septiembre devastó la isla indonesia de Sulawesi causando la muerte de más de 1400 personas, miles de heridos y desaparecidos y destruyó más de 17.000 edificios, se puso en marcha una gran movilización de ayuda humanitaria por parte de la comunidad y de las agencias de ayuda católicas.
Doná a AICA.org
A raíz del violento terremoto que el pasado 28 de septiembre devastó la isla indonesia de Sulawesi causando la muerte de más de 1400 personas, miles de heridos y desaparecidos y destruyó más de 17.000 edificios, se puso en marcha una gran movilización de ayuda humanitaria por parte de la comunidad y de las agencias de ayuda católicas.

La zona más afectada es la de Palu, capital de la provincia de Sulawesi Central que, con una población de más de 300 mil habitantes, es una de las ciudades principales de la isla. El tsunami posterior complicó aún más la situación y generó cortes en la comunicación terrestres también fueron dañadas seriamente y los derrumbes que obstruyen la vialidad hacen difícil asistir a los sobrevivientes.

"Los organismos de ayuda están trabajando para llegar con la ayuda necesaria a las zonas afectadas", dijo a Fides Yenni Suryani, director en Indonesia de Catholic Relief Services (CRS), la agencia humanitaria oficial de la iglesia en los Estados Unidos. "El aeropuerto está dañado y el acceso a Palu y Donggala es un grave problema. Debemos conducir por tierra por 10-12 horas y esto ralentiza y dificulta el socorro en los próximos días. La electricidad y las líneas telefónicas son limitadas", señaló.

El padre Banu Kurnianto, director de Cáritas Indonesia explicó que un equipo de emergencia de Cáritas se dirigió a Palu para evaluar las necesidades de los afectados. "Los sobrevivientes luchan por encontrar comida y agua potable. Necesitan una vivienda adecuada y apoyo médico. El terremoto dañó las carreteras y las telecomunicaciones, creando muchos problemas para el envío de personal y de ayuda en el área", señaló el sacerdote.

"Estamos reforzando nuestro equipo en Makassar y también estamos enviando un equipo de Yakarta", agregó Yohanes Baskoro, gerente de programa de Caritas Indonesia, conocida localmente como ?Karina?. "Tomará mucho tiempo para recuperarse de este desastre", afirmó, al tiempo que enfatizó que "el suministro de agua ha sido contaminado por los cadáveres, y esto representa una amenaza potencial de epidemias".

Por su parte el padre Andi Suparman, de la congregación Camilianos de Maumere, irá esta semana a Manado para encontrar a los representantes de la misión humanitaria de la diócesis local y debatir cómo proceder y en qué modo dar inicio a las intervenciones de ayuda promovidas por los Camilianos", dijo a Fides el padre Aris Miranda, director del ?Servicio Internacional de los Camilianos para los desastres.

Además de las distintas organizaciones y asociaciones católicas de ayuda, -coordinadas por la diócesis de Manado-, se encuentra en la zona la congregación de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC) y los padres Verbitas (Sociedad del Verbo Divino) que aunque no tienen ninguna presencia en la zona, están ayudando a través de la Caritas de la arquidiócesis de Makassar.

En la mañana de hoy, 3 de octubre, la erupción del volcán Monte Soputan en la provincia de Sulawesi del norte, a 900 kilómetros de Palu, agregó preocupación. Según fuentes locales la erupción produjo una columna de humo que alcanzó unos 6.000 metros y dejó cenizas, sin registrar víctimas. +