Miércoles 7 de diciembre de 2022

Hace dos años el Papa rogaba por el fin de la pandemia, hoy por la paz en Ucrania

  • 27 de marzo, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Un video y un libro fotográfico recuerda los dos años de la Statio Orbis de aquel 2020, para no olvidar el miedo y las dificultades, pero también para infundir esperanza en el renacimiento.
Doná a AICA.org

Así como hoy se levantó la invocación por el fin de la guerra en Ucrania hace dos años, fue el 27 de marzo de 2020, desde la plaza de San Pedro se elevó “el alegato por el fin de la pandemia”.

Francisco lo recordó en los saludos posteriores al Ángelus, invitando a los fieles a recibir, a la salida de la plaza, un volumen fotográfico realizado con motivo de la Statio Orbis titulado "¿Por qué tienes miedo? ¿Todavía tienes fe?". Editado por monseñor Lucio Ruiz, secretario del Dicasterio para la Comunicación, ofrecido por la Comisión Covid del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral en colaboración con el mismo Dicasterio para la Comunicación. 

Un volumen, indicó entonces Francisco, “para invitarnos a rezar en los momentos de dificultad, sin miedo, teniendo siempre la fe en el Señor”.

Un video para no olvidar
Precediendo al Ángelus del Papa, las imágenes de la Statio Orbis de hace dos años, cuando el Papa, en una Plaza de San Pedro desierta bajo la lluvia, habían sido retransmitidas en las pantallas gigantes de la columnata de Bernini. Un mundo azotado por la pandemia, imágenes talladas en la memoria del mundo, dirigidas a millones de personas, a las que el Papa indicó la importancia de estar todos en el mismo barco, porque nadie se salva solo.

Dos años después de esa poderosa llamada, las palabras de Francisco cobran vida en un video en nueve idiomas diferentes, también ofrecido por la Comisión Covid del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral en colaboración con el Dicasterio para la Comunicación, cuyas imágenes nos llevan de vuelta al llamado del Papa, con el que invoca a todos, aunque con desconcierto y miedo, a permanecer como hermanos. 

La lenta intercesión de Francisco, sus palabras, las imágenes del crucifijo de San Marcello al Corso, y las del icono Salus Populi Romani, se alternan con las de las salas de hospital, de los médicos al lado de los enfermos, con las de la desesperación. y del dolor, seguidas de las de sonrisas y abrazos negados durante demasiado tiempo, del despertar de la naturaleza y del nacimiento, de “abrazar al Señor, abrazar la esperanza, aquí está la fuerza de la fe que libera del miedo y da esperanza”.+