Viernes 2 de diciembre de 2022

Gran júbilo por los cuatro años de Ceferino beato

  • 17 de noviembre, 2014
  • Paraje San Ignacio (Río Negro)
Del 7 al 9 de noviembre se celebró en el paraje San Ignacio, en la provincia del Neuquén, el cuarto aniversario de la glorificación del beato Ceferino Namuncurá. El lugar, donde actualmente reside la familia Namuncurá, recibió una gran afluencia de peregrinos de la familia salesiana, a la que el beato perteneció.
Doná a AICA.org
Del 7 al 9 de noviembre se celebró en el paraje San Ignacio, en la provincia del Neuquén, el cuarto aniversario de la glorificación del beato Ceferino Namuncurá. El lugar, donde actualmente reside la familia Namuncurá, recibió una gran afluencia de peregrinos de la familia salesiana, a la que el beato perteneció.

Miles de fieles se acercaron el viernes 7 para elevar una acción de gracias a Dios por las promesas realizadas a Ceferino y por haber llegado a la meta después de un gran esfuerzo, superando las crudas inclemencias del tiempo que tuvieron que soportar.

El sábado 8 se vivieron momentos intensos de oración por todos los familiares difuntos de la familia Namuncurá y de los peregrinos, junto a la tumba de Rosario Burgos, mamá de Ceferino.

Por la tarde, los jóvenes fueron los protagonistas presentando al beato las necesidades de la juventud de hoy en una Eucaristía presidida por el padre Honorio Caucamán SDB, a cargo de la Inspectoría Salesiana Argentina Sur. Luego, participaron en la celebración de la luz iluminando la noche con sus antorchas y pidiendo luz para todos los jóvenes que andan desorientados en nuestra sociedad.

Finalmente, los peregrinos se dieron cita el domingo 9 de noviembre para peregrinar al Cultrún y celebrar allí una misa en la que se pidió, por la intercesión de Ceferino, para que Dios dé la gracia de oír el clamor de los pobres, vivir en fraternidad, ser capaces de perdonar y de pedir perdón y ser simples en la relación con Dios y con los demás.

La comunidad salesiana de Junín de los Andes, cercana al paraje, agradeció a la comunidad Namuncurá y a los agentes de pastoral de la parroquia de Junín por el recibimiento y por la atención dispensada a todos los peregrinos.+