Miércoles 23 de junio de 2021

Georg Ratzinger: "Mi hermano no se arrepiente de haber renunciado"

  • 11 de febrero, 2014
  • Ratisbona (Alemania)
Con rasgos que los asemejan y una forma de caminar similar, monseñor Georg Ratzinger, el hermano del emérito papa Benedicto XVI, recordó en una reciente entrevista a un medio español que el pontífice alemán no se arrepiente de su decisión de dejar vacante la sede petrina debido a su falta de fuerzas físicas, además de tener en claro cuál es su misión en la Iglesia desde el pasado 28 de febrero hasta la actualidad.
Doná a AICA.org
Con rasgos que los asemejan y una forma de caminar similar, monseñor Georg Ratzinger, el hermano del emérito papa Benedicto XVI, recordó en una reciente entrevista a un medio español que el pontífice alemán no se arrepiente de su decisión de dejar vacante la sede petrina debido a su falta de fuerzas físicas, además de tener en claro cuál es su misión en la Iglesia desde el pasado 28 de febrero ?cuando se hizo efectiva su renuncia- hasta la actualidad.

Al preguntarle sobre el primer aniversario de la renuncia y las reflexiones hechas durante estos meses, Georg Ratzinger afirmó: "Mi hermano no se arrepiente para nada de la decisión que tomó hace un año. Él tiene muy claro cuáles son las tareas y funciones que quiere llevar a cabo y lo de hace un año fue una decisión clara que sigue siendo válida hoy en día".

Con 90 años, este canónigo y músico alemán que fue congraciado por Juan Pablo II con el título de protonotario apostólico, vive apaciblemente sus días en su residencia de Ratisbona, desde donde concedió una entrevista telefónica. Recordando el día en que los cardenales del cónclave de 2005 lo eligieron Papa a su hermano, afirma que se sintió "bastante derrotado" por considerar que no tendría más tiempo para desarrollar los estudios teológicos que tanto lo apasionaron y lo llevaron a ser prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Nueve años después de su elección, el papa emérito encuentra tiempo en su aún cargada agenda para dedicarse al estudio y a la música, dos de sus pasiones. "Mi hermano se encuentra en buen estado de salud, intenta estar tranquilo aunque no tiene todo el tiempo que quisiera para tocar el piano o atender llamadas telefónicas, debido a que todavía tiene muchas visitas y audiencias", confesó Georg, quien aseguró que Benedicto continúa con sus estudios de Teología, aunque no confirma la posibilidad de que esté escribiendo sus memorias.

La relación de los dos hermanos siempre fue estrecha, revela Georg. Juntos se criaron, juntos crecieron y estudiaron para ser sacerdotes, y juntos fueron consagrados en el presbiterado. Cada Navidad, el prelado visita al pontífice y permanece con él hasta después de la Fiesta de Reyes. También comparten algunos días de la primavera, los últimos años ?como es tradición de los papas- en la villa estival de Castel Gandolfo. Por si faltara algo más, el mismo Georg indica: "Tengo un segundo teléfono en el dormitorio con un número que sólo él conoce. Si suena ese teléfono, entonces sé que mi hermano, el Papa, me llama".

Estos y otros datos fueron revelados por el padre Ratzinger en el libro "Mi hermano, el Papa" (Mein Bruder, der Papst), que refleja la entrevista concedida al periodista y escritor alemán Michael Hesemann.+