Sábado 24 de julio de 2021

Francisco: Se necesitan decisiones que conviertan las armas en comida

  • 15 de junio, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Videomensaje del Papa al Foro de Bratislava GLOBSEC que se inaugura hoy en Eslovaquia
Doná a AICA.org

El papa Francisco envió un videomensaje al Foro de Bratislava Globsec que se inaugura hoy en Eslovaquia, en el que invita a hacer un análisis lúcido del pasado para rastrear las responsabilidades que llevaron a la crisis de salud e insta a "dar pasos adelante" en una visión de conjunto y de esperanza.

“Ver, juzgar y actuar”: estos son los tres caminos que señala Francisco para que el mundo salga mejor de la crisis generada por la pandemia. Su contribución está llena de ideas para el Foro de Bratislava de Globsec, ahora en su 16ª edición. Una plataforma que cuenta desde hoy hasta el 17 de junio con la participación de cientos de políticos como el presidente francés Emmanuel Macron o la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen, líderes de opinión, directivos, organismos internacionales. Todos invitados a reflexionar sobre el tema de la convención, que se llevará a cabo tanto en modo presencial como también en línea, "Reconstruyamos el mundo de nuevo mejor".

Un mundo fundado en el hambre de lucro
El primer paso a dar, dice Francisco en el videomensaje en italiano, es ver ese mundo que entró en crisis, analizar su pasado, reconocer sus "deficiencias sistémicas", los "errores cometidos" incluso hacia la creación. De ahí "desarrollar una idea de recuperación" que corrija "lo que no funcionó antes de la llegada del coronavirus y que contribuyó a agravar la crisis".

Veo, por tanto, un mundo que fue engañado por una ilusoria sensación de seguridad basada en el hambre de ganancias. Veo un modelo de vida económica y social caracterizado por tantas desigualdades y egoísmo, en el que una pequeña minoría de la población mundial posee la mayoría de los activos, a menudo sin dudar en explotar a las personas y los recursos.

“Veo -continúa el Papa- un estilo de vida que no cuida lo suficiente el medioambiente”. Francisco habla del hábito de "consumir y destruir sin restricciones lo que es de todos", una "deuda ecológica" que soportan sobre todo los pobres y las generaciones futuras.

Una igualdad concreta, no abstracta
Bien y mal. No hay término medio en una crisis, subraya el Papa, porque nos obliga a elegir qué lado tomar, porque “o sales mejor o sales peor. Pero nunca igual”. “Juzgar lo que hemos visto y vivido nos anima a mejorar”, a “dar pasos adelante”.

La crisis que golpeó a todos nos recuerda que nadie se salva solo. La crisis nos abre el camino a un futuro que reconoce la verdadera igualdad de todo ser humano: no una igualdad abstracta, sino concreta, que ofrece a las personas y pueblos oportunidades justas y reales de desarrollo.

En este proceso, el último paso es actuar para no desaprovechar la oportunidad de la crisis, "ante las injusticias sociales y la marginación", con un modelo que pone en el centro el respeto por cada hombre.

Toda acción necesita una visión, una visión en conjunto y de esperanza: una visión como la del profeta bíblico Isaías, que vio espadas convertidas en arados, lanzas en hoces. 

Actuar por el desarrollo de todos es realizar una obra de conversión. Y sobre todo decisiones que convierten la muerte en vida, las armas en comida. Pero todos debemos emprender también una conversión ecológica. De hecho, la visión de conjunto incluye la perspectiva de una creación entendida como una "casa común" y requiere urgentemente acciones para protegerla.

La esperanza del Papa es que las discusiones de estos días ayuden a crear “un modelo de recuperación capaz de generar soluciones más inclusivas y sostenibles; un modelo de desarrollo basado en la convivencia pacífica entre los pueblos y la armonía con la creación”.+