Miércoles 12 de mayo de 2021

Francisco propone la fraternidad ante el auge del populismo

  • 16 de abril, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Papa alienta a construir una política arraigada en el pueblo y para el bien común, en un videomensaje a una conferencia internacional sobre la base de su libro "Soñemos juntos".
Doná a AICA.org

El papa Francisco envió un videomensaje a los participantes de la conferencia internacional titulada “A Politics Rooted in the People” (Una política arraigada en el pueblo) que organizó el Centro de la Teología y la Comunidad en Londres, sobre la base del nuevo libro del pontífice titulado "Let Us Dream", en español, "Soñemos juntos".

"Uno de los objetivos de su reunión es mostrar que la verdadera respuesta al auge del populismo no es precisamente más individualismo sino lo contrario: una política de fraternidad, arraigada en la vida del pueblo", subrayó.

Francisco destacó que esta manera de afrontar el populismo "trata de encontrar mecanismos para garantizar a todas las personas una vida digna de llamarse humana".

El pontífice destacó también la importancia de "la política con mayúscula", entendida como un "servicio que abre nuevos caminos para que el pueblo se organice y se exprese".

"Es una política no sólo para el pueblo sino con el pueblo, arraigada en sus comunidades y en sus valores. En cambio, los populismos más bien siguen como inspiración, consciente o inconsciente, otro lema: 'Todo para el pueblo, nada con el pueblo', paternalismo político", diferenció y completó: "El pueblo en la visión populista no es protagonista de su destino, sino que termina siendo deudor de una ideología".

"Cuando el pueblo está descartado, se le priva no sólo del bienestar material sino de la dignidad de actuar", advirtió, y recordó que "para la Iglesia es imposible separar la promoción de la justicia social del reconocimiento de los valores y la cultura del pueblo".

"Por eso en 'Soñemos juntos' hablo de un deseo: que todas las diócesis del mundo tengan una colaboración sostenida con los movimientos populares", indicó.

Por último, Francisco expresó que "el desprecio a la cultura popular es el comienzo del abuso de poder" y recordó que "respetar al pueblo es respetar sus instituciones, incluso las religiosas".

"Es imprescindible que las comunidades de fe se encuentren, fraternicen, para trabajar 'para y con el pueblo'. Con mi hermano el Gran Imán Ahmad Al-Tayyeb 'asumimos' la cultura del diálogo como camino, la colaboración común como conducta; y el conocimiento recíproco como método y criterio. Siempre al servicio de los pueblos", concluyó.+