Domingo 26 de septiembre de 2021

Francisco: "La ciencia es un gran recurso para construir la paz"

  • 2 de julio, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Papa a científicos: "Su tarea es formar a las nuevas generaciones, constructoras de la paz mundial que, tras la pandemia, tiene la oportunidad de replantearse la relación entre ciencia y sociedad".
Doná a AICA.org

El papa Francisco envió un videomensaje a los científicos y autoridades académicas reunidos en la Universidad de Teramo con ocasión del Encuentro Internacional "Ciencia para la Paz", organizado con motivo del Jubileo de San Gabriel, cuyo santuario se encuentra en las laderas del Gran Sasso, donde están ubicados los laboratorios nacionales de física nuclear.

El pontífice les recordó a los científicos que su "tarea es formar a las nuevas generaciones, constructoras de la paz en un mundo que, tras la pandemia, tiene la oportunidad de replantearse la relación entre ciencia y sociedad".

El encuentro con los científicos, sostuvo, "es un gran regalo de esperanza para la humanidad", porque "nunca antes como en estos tiempos se siente la necesidad de un relanzamiento de la investigación científica para afrontar los retos de la sociedad contemporánea".

"'Para desarrollar el deseo de conocimiento que se esconde en el corazón de cada hombre y mujer', como dice la encíclica Fratelli tutti, es necesario, por tanto, 'que la investigación científica ponga sus propias indicaciones al servicio de todos, buscando siempre nuevas formas de colaboración, de compartir resultados y de construir redes".

Francisco reconoció que ese encuentro, organizado por la diócesis de Teramo, lo alegra especialmente porque testimonia "que no puede ni debe haber oposición entre fe y ciencia".

Sin descuidar el riesgo de que "el progreso científico se considere el único enfoque posible para comprender un aspecto de la vida, la sociedad y el mundo", Francisco también subrayó que, debido a la pandemia, es necesario formular una nueva relación entre la ciencia y la sociedad.

"La experiencia de la emergencia sanitaria, aún más y en cierto modo, con más urgencia; ha instado al mundo de la ciencia a repensar las perspectivas de la prevención, la terapia y la organización sanitaria, teniendo en cuenta las implicaciones antropológicas relacionadas con la sociedad y la calidad de las relaciones entre las familias y, sobre todo, entre las generaciones".

"Ningún conocimiento científico", de hecho, "debe caminar solo y sentirse autosuficiente", advirtió, al señalar que la realidad histórica, por tanto, "necesita ser atendida en la pluralidad de los conocimientos, que en su especificidad contribuyen al crecimiento de una nueva cultura capaz de construir la sociedad promoviendo la dignidad y el desarrollo de cada hombre y mujer".

Al agradecer a los invitados al encuentro y a "todos los hombres y mujeres que se dedican a la investigación científica", el Papa recordó en particular al profesor italiano Antonio Zichici, premiado durante este encuentro, "que sigue dedicando su vida al desarrollo de la ciencia y a la formación de las nuevas generaciones".

El pontífice insistió en pedirles a los científicos que "acompañen la formación de las nuevas generaciones enseñándoles a no tener miedo al esfuerzo de la investigación", y completó: "El Maestro también se deja buscar: Inculca a todos la certeza de que cuando se busca con honestidad se encuentra la verdad. El cambio de época necesita nuevos discípulos del conocimiento, y ustedes, queridos científicos, son los maestros de una nueva generación de pacificadores”.

La ciencia, de hecho, "es un gran recurso para construir la paz" y la tarea del científico es, por consiguiente, "ser testigo de cómo es posible crear un nuevo vínculo social", comprometiéndose "a hacer que la investigación científica esté cerca de toda la comunidad, desde la local hasta la internacional, y que juntos sea posible superar todo conflicto", concluyó el Papa.+