Lunes 22 de julio de 2024

Francisco expresó 'dolor y vergüenza' por los abusos de sacerdotes en Bolivia

  • 17 de junio, 2023
  • La Paz (Bolivia) (AICA)
El Gobierno de Bolivia anunció que trabajará en el mecanismo para revisar los antecedentes de los sacerdotes en coordinación con el Vaticano.
Doná a AICA.org

El presidente de Bolivia Luis Alberto Arce Catacora, dio a conocer el contenido de la carta que el Santo Padre le envió en respuesta a la misiva en la que el mandatario boliviano compartía la preocupación, la indignación y el repudio a causa de los “deplorables hechos que afectaron, y siguen afectando, a personas abusadas sexualmente por miembros de la Iglesia”. El Santo Padre le agradeció la claridad y deferencia del jefe de Estado en una carta fechada el 31 de mayo y publicada por Arce en su cuenta de Twitter.

“Le manifiesto mi dolor y sentimientos de vergüenza y consternación, pensando en las acciones nefastas de esos sacerdotes, y también en la negligencia de quienes tendrían que haber vigilado, me siento conmovido e impresionado porque los ministros de la Iglesia deben ser custodios y garantes del bien y del futuro de las jóvenes generaciones y destacarse por propagar las actitudes y sentimientos que han caracterizado la presencia de Jesús entre los hombres”, dice una parte de la carta del Papa al mandatario.

El pasado 22 de mayo, la ministra de la Presidencia, María Nela Prada, informó que el jefe de Estado envió una misiva al prelado para expresarle su preocupación ante los abusos sexuales que algunos sacerdotes cometieron en el pasado.

“Hermano Francisco me dirijo a usted consternado e indignado por los hechos que recientemente se han develado en Bolivia a partir de la investigación del diario de España, El País, en la que se revela que un sacerdote de la Iglesia Católica abusó sexualmente de varios menores, mientras fue profesor de colegios de América Latina, delitos deplorables y aberrantes”, le manifestó Arce en su nota.

Desde el Vaticano, se dijo que esta problemática de los abusos sexuales sigue siendo uno de los desafíos más grandes para la Iglesia, por lo que “en este sentido le manifiesto señor presidente mi firme deseo de responder con la promesa de la disponibilidad total de la Iglesia para trabajar junto con el gobierno de su país”, escribió el pontífice.

Asimismo, Francisco espera que “el Señor nos ayude a cumplir con generosidad nuestro deber de reparar las injusticias y ser siempre fieles a la tarea de proteger a quienes son los predilectos de Jesús”. “Que Dios lo bendiga y la Virgen Santa lo cuide”, concluye fraternalmente el Papa.

Prada destacó que el pontífice llame esos hechos como “delitos” que dañaron a los niños y niñas, pero también a la Iglesia, por lo que -dijo- se requieren tomar acciones orientadas a luchar contra la impunidad en este tipo de casos.

En esa línea, manifestó que tras la recepción oficial de la nota del Papa se procederá a tomar contacto a través de las vías diplomáticas para “establecer el mecanismo de trabajo conjunto, en relación, a la revisión de los antecedentes de los sacerdotes que se encuentran en el país”.

Dijo que se requiere fortalecer “mecanismos de control” para evitar que sacerdotes que tiene antecedentes en otros países por delitos sexuales y abuso contra niños o niñas, no se encuentren en el país y tampoco lleguen para cumplir tareas pastorales.

La labor de la Iglesia en Bolivia en la lucha contra los abusos
Las palabras del Santo Padre se insertan en un contexto doloroso para Bolivia. El 30 de abril, se hizo público el diario personal de un fallecido sacerdote que confesó haber hecho daño a “mucha gente” y llegó a mencionar hasta 85 víctimas. Tras conocerse dicho caso, las fiscalías departamentales recibieron otras 12 denuncias, según la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB).

El 24 de mayo, la CEB anunció la creación de una Comisión Nacional de Escucha y otra Nacional de Investigación que determinen responsabilidades y visibilicen lo sucedido en los casos de pedofilia. Simultáneamente, se comprometían a trabajar para prevenir y brindar a las familias la certeza de que los niños y jóvenes estarán seguros en ambientes de la Iglesia.

También emitieron un comunicado sobre la visita de monseñor Jordi Bertomeu Farnós, oficial del Dicasterio para la Doctrina de la Fe y especialista en temas de abuso sexual, que fue leído por el secretario general de la CEB, monseñor Giovani Arana, quien estuvo acompañado por María Beysabel Espinoza, responsable de la Pastoral familiar. El objetivo de la visita era analizar la cultura preventiva de abusos y efectuar un balance del trabajo realizado hasta el momento, buscando una pastoral atenta a los más vulnerables.

En la nota, los obispos se dirigían a las víctimas, a sus familias y a la comunidad eclesial, reconociendo que, en lugar de recibir la protección y el cuidado que se merecían, “se encontraron con una Iglesia sorda a sus sufrimientos”.

Los prelados destacaban que la Conferencia Episcopal ha estado trabajando en la prevención y en las acciones orientadas a sancionar los delitos que se hayan cometido, buscando la justicia que tanta falta hace a las víctimas de abusos.

No obstante, reconocían que los esfuerzos realizados hasta ahora resultaban insuficientes. Y por dicho motivo creaban dos comisiones nacionales. A su vez, se comprometieron a comunicar de manera transparente a la opinión pública los avances que se vayan logrando y a colaborar con las autoridades civiles en las investigaciones para esclarecer los hechos y hacer justicia.+